FUE LÍDER EN 6 JORNADAS Y ESTUVO TRECE EN ZONA DE PLAYOFF

Écija Balompié, ¡quién te ha visto y quién te ve!

Al Écija se le ha complicado la Liga hasta el punto de poder salir el domingo del estadio Cartagonova siendo equipo de Tercera División. Por eso y porque el anfitrión también se la juega para ser campeón, el partido definitivo es dramático para los astigitanos. Fueron líderes en esta misma competición durante seis semanas de la primera vuelta, en la fase del técnico Juan Carlos Gómez, relevado a mediados de enero por Marc Domínguez.

Imagen del Écija-Cartagena de la primera vuelta. El marcador fue de 0-1. / FCC
Imagen del Écija-Cartagena de la primera vuelta. El marcador fue de 0-1. / FCC  

El cordobés Juan Carlos Gómez, exjugador del  Elche al término de su carrera, recibió la oportunidad de entrenar al Écija, pero fue sustituido  en enero por el coordinador del equipo, Marc Domínguez, un entrenador de Girona con ganas de abrirse paso y que se formó en la Fundación Marcet. Su carácter impulsivo llevó a Gómez a soltar una ‘rajada’ en la rueda de prensa del postpartido el día que su equipo cayó por vez primera en Mérida. Vino a decir que “el fútbol es una mierda”, en alusión a algunos arbitrajes. Luego recapacitó y pidió disculpas.

A los andaluces se les acabó la gasolina en el momento más inoportuno y su extraña campaña del Écija Balompié es digna de un estudio profundo. En 37 jornadas disputadas en el grupo IV de B, una categoría a la que subió una triunfal campaña 2016-17, ha pasado de un arranque de Liga extraordinario con once semanas seguidas sin perder a tener que terminar el curso en puesto de promoción para permanecer y hecho unos zorros, pero con una particularidad: fue capaz de derrotar hace pocas fechas al Marbella (1-0) con un gol de Moyita que supo a gloria en la Cartagena futbolera porque frenaba en seco a los de la Costa del Sol.

marc-dominguez

Marc Domínguez, un gerundense en el banquillo del Écija, relevó en enero a Juan Carlos Gómez.

EN ESPERA DE UNA CARAMBOLA

Los actuales 44 puntos que exhibe el Écija pueden ser insuficientes para su objetivo de salvar la temporada pero este domingo le tendría que salir una carambola de fantasía como las del maestro catalán Domingo. Aguarda un fin de semana de incertidumbres y calculadora en la mano sin olvidar el transistor, que será herramienta electrónica  obligada en los banquillos de todos los equipos implicados en la emoción

Todo era felicidad en el club sevillano que debutó en la Liga con un sorprendente triunfo en Nueva Condomina (0-1)  y con exhibición de fútbol. No era flor de un día el mazazo al Murcia porque después  era capaz de encadenar hasta once semanas sin conocer la derrota. Su primer fracaso llegó el 1 de noviembre en el estadio Romano de Mérida (2-0).  Sin duda el conjunto preparado por Marc Domínguez era la revelación del grupo. Marc es un preparador gerundense con ganas de triunfar.

EZEQUIEL, UN GOLEADOR QUE ACUSÓ EL BAJÓN DE SU EQUIPO

La estrella del equipo que cerrará la Liga en el Cartagonova este domingo como visitante es un mediapunta cordobés, de 26 años, llamado Ezequiel  que siempre va a por todas, que ha disputado todos los partidos menos uno, el de la jornada  28. Suma doce goles pero repartidos de una manera que es todo un síntoma:  ocho de esos tantos los logró en la primera vuelta, la fase dulce para su equipo, y los otros cuatro en la etapa menos brillante. Su producción como ‘pichichi’ bajó un 50%.

Ezequiel llegaba al partido igualado con Aketxe, pero el gol del delantero vasco le supera

Ezequiel, el goleador del Écija que bajó el pistón, es de los que van a por todas.

El Écija ya conoce el amargo sabor del descenso porque lo sufrió en 2013-14. Fue farolillo rojo del grupo con 23 puntos y perdió la categoría con sus colegas Atlético Sanluqueño, San Fernando y La Roda.

Interesa dejar claro que la entidad ecijense no es una más en Andalucía. Tiene solera y una historia de continuidad en los esfuerzos En la temporada 2006-2007 disputó la Copa del Rey, llegando hasta los 32avos de final, dejando en la cuneta  al Villanovense,  Real Unión y al Éibar.  En la siguiente eliminatoria los blanquiazules se enfrentaron  a doble partido al Real Madrid  con el que en el estadio de San Pablo empató (1-1) y en  la vuelta  encajó  un 5-1. Partido histórico que trasladó al Bernabéu a unos  siete mil seguidores del conjunto del norte de la provincia de Sevilla.