PUNTO DE VISTA

Habrá vida (aún) después del derbi

El esperado FC Cartagena-R. Murcia ya está aquí. Espera una semana de trajín, mucho movimiento y puede que polémica para un choque que será importante pero no decisivo

El ambiente está asegurado: Foto SCT
El ambiente está asegurado: Foto SCT  

El Cartagena-Murcia ya está a la vuelta de la esquina. Decimos ‘Murcia’ porque aquí, a este lado del puerto de la Cadena es ‘el Murcia’, lo de Real queda para sus seguidores, los mismos que ya han dicho que no van a venir. Los del Cartagena, que pusieron a su disposición hasta 998 entradas, ya saben que van a podser disponer de toda esa zona para los suyos.

Y la verdad es que será una pena que no vengan 400, 500 o 700 seguidores granas. Muchos se darían cuenta que, lejos de comerse a nadie, Cartagena es ciudad acogedora. Y su estadio Cartagonova, aunque pequeñito y la mitad de Nueva Condomina, coqueto, seguro y acogedor. El Murcia se lo pierde.

El derbi, con ser importante, para nada será decisivo. Ni para unos ni para otros. El Cartagena, perseguidor ahora del Lorca, sabe que ganando reforzará su moral para la recta final y que perdiendo todo seguiría más o menos como está con la salvedad que el Lorca podría escaparse con una distancia casi insalvable mientras el empate lo dejaría todo más o menos como está.

El Murcia se juega mucho porque si cae se alejará un poco más de ese playoff al que no ha logrado acceder ni una sóla de las 29 jornadas que llevamos disputadas. El Murcia también deberá saber el terreno que pisa, que no son los mejores tiempos para los locales pero que, se mire como se mire, siempre es un partido distinto, de rivalidad y en dónde todo puede pasar.

Los dos equipos se tienen ganas, no se olvida que el Murcia cavaría en el Cartagonova su propia fosa en la pasada temporada pero, ocurra lo que ocurra, no habrá nada decisivo. Habrá vida aún después del derbi