Las cosas bien hechas

Belmonte, Segado y la alcaldesa Castejón este miércoles en la sala de prensa de estadio Cartagonova. / SPORTCARTAGENA
Belmonte, Segado y la alcaldesa Castejón este miércoles en la sala de prensa de estadio Cartagonova. / SPORTCARTAGENA  

Un momento dulce es el que vive el FC Cartagena en lo institucional. Prescindiendo de los puntos que exhibe el equipo en la tabla de clasificación de la Liga  y su posición de colíder, que también es importante, se acaba de alcanzar un hito histórico como es el de dar el paso al frente de suscribir una póliza bancaria de 1.057.211,54 €para borrar de un plumazo a la deuda con la Agencia Tributaria.

Este FC Cartagena de nuestros días nada tiene que ver con los clubes albinegros de antaño que representaban a la ciudad, en tiempos de El Almarjal y en los del Cartagonova, equipos que debieron desaparecer o transformarse para dar paso a nuevas ‘criaturas’ que enseguida comenzaron a endeudarse. Hoy se tiene la suerte de contar con dirigentes que actúan como muy buenos economistas y no dejan apenas resquicio a la improvisación en esta materia fundamental para el saneamiento definitivo de la entidad. La credibilidad conquistada por Paco Belmonte Ortiz es del 100% y a los hechos hay que remitirse.

Al socaire de los felices acontecimientos, visto el proyecto en el que su norte es hacer un club grande, con Ciudad Deportiva (se quiere en terrenos con superficie de unos 25.000 metros cuadrados municipales), como ha remarcado Belmonte en la rueda de prensa, no estaría de más que los rezagados que aún se lo piensan para causar alta como abonados del club, den también un paso adelante. Normalmente el dinero del fútbol no cae por la chimenea. El trabajo de la propiedad del club bien merece el apoyo de la Efesemanía, sin regateos y sin dudas, de forma paralela al del comercio y empresas locales, y las instituciones. Hay seriedad en la gestión.