SEGÚN LA ENCUESTA DE SPORTCARTAGENA

Monteagudo acaba la temporada con división de opiniones, aunque reforzado por el playoff

La temporada de Alberto Monteagudo que finaliza el 30 de junio próximo ha sido la mejor en el historial profesional del técnico albaceteño como entrenador, que fue despedido dos veces – en Cádiz, por la presión de una cadena de resultados y en La Roda, por otra historia, tal vez injusta con el de Valdeganga-, pero aun así la Encuesta de este diario digital puesta en circulación la pasada semana arroja unos resultados que determinan que hay división de opiniones en cuanto a la bondad del balance del preparador

Monteagudo da instrucciones a los suyos en el Nuevo Colombino/Foto: H.C. / huelva24.com
Monteagudo da instrucciones a los suyos en el Nuevo Colombino/Foto: H.C. / huelva24.com  

 300 votos emitidos por los lectores de Sportcartagena dicen que el técnico merece seguir en su labor y 348 votos afirman lo contrario. Ciertamente el resultado de la fase de ascenso a Segunda, aun sin premio definitivo al caer el Cartagena en la semifinal con el Barcelona B (faltó un pobre gol en la puerta de Suárez) Monteagudo se reivindicó al acertar estableciendo un sistema de contención con cinco defensas, dos de ellos carrileros. Aumentó la seguridad defensiva.

Ningún equipo, ni el Alcoyano ni el Barça B, que puede subir este fin de semana tras su paliza al Racing (1-4), fue mejor que el cartagenerista, que recobró su vivacidad y calidad de juego de meses atrás, se olvidó del pésimo final de Liga (solo tres puntos amarrados de los 15 últimos disputados, con el castigo de acabar cuartos cuando el puesto natural era el de líder del grupo), pero aun así la imagen del preparador se recuperó y hallaron freno las cataratas de críticas vertidas sobre él coincidiendo con la gestión de la plantilla desde la apertura del mercado de invierno.

Monteagudo magnificado por lo que consiguió en el campeonato de Liga 2015-16, tras relevar a un emblemático Víctor Fernández que fracasó cuando todo lo tenía a favor, había ganado prestigio. Quince jornadas con una sola derrota, en Melilla, con un gol del experto Cascón (1-0) con la suma de 26 puntos de 45 posibles y el premio de consolación final de una plaza para jugar la Copa del Rey. La nueva temporada, la que acaba de finalizar con el 0-1 en Barcelona, donde se pudo dar la proeza de eliminar al filial blaugrana, suaviza el efecto de las decepciones de los aficionados que llegaron a creer que su equipo podía perder incluso la cuarta plaza para disputar el playoff. Habría sido una hecatombe. Se evitó con el 0-0 ante el Recreativo en la jornada 38.

LA INESTABILIDAD LLEGÓ EN INVIERNO

El desencadenante de la pérdida de confianza en la plantilla y en el cambiazo dado por el entrenador surgió en el polémico mercado invernal, que endemonió a todos por una suma de factores. Algunas determinaciones fueron fatales. Al final el Cartagena, por decisiones de sus rectores, restó más que sumó. Dos accidentes de corte diferente privaron contratar primero a Florian y después a Titi, goleador del Jumilla al que los vinícolas no dejaron salir. El mercado se cerró herméticamente y los albinegros se quedaron con el trasero al aire y sin refuerzos para solucionar el problema del gol que Arturo no fue capaz de paliar desde enero. Aun así el equipo ha alcanzado con mérito indudable terminar la fase de ascenso manteniendo la ilusión de sus seguidores ante un nuevo proyecto. No es fácil. Además es la mejor postura. 

 

Monbtea

Muchos de los puntos oscuros del mercado de invierno quedan como secretos de alcoba, de un sumario indefinidamente cerrado y no aireado pero la realidad de los resultados proclaman que Óscar Rico y Chus Hevia, despedidos sin demasiada base para tomar esa determinación, respondieron con rapidez en sus destinos como no lo hicieron las piezas de recambio que Paco Belmonte contrató para el Cartagena, que perdió fuelle. Mérida y Linares mejoraron, aunque al final no alcanzaron sus objetivos respectivos. En especial la petición de la continuidad del asturiano Hevia fue un clamor. El triunvirato técnico de los albinegros pasó del tema.

DEFENSA PÚBLICA DE LOS JUGADORES

Monteagudo se ha manifestado toda la temporada como un defensor a ultranza de todos sus futbolistas. Han sido blindados por el entrenador en todas las ruedas de prensa y siempre ha justificado actuaciones, y habrán sido más de 80 entre partidos oficiales y sesiones previas a los encuentros. Pero de puertas adentro el responsable ha discriminado en el reparto de juego, de las oportunidades, y los minutos concedidos a unos han sido muy generosos en casos y bastante rácanos en otros. Es posible que ahí esté uno de los puntos flacos de Monteagudo, por lo demás un técnico destajista, que no escatima horas de dedicación para estudiar rivales y situaciones con minuciosidad. Sin estar exento de errores (algunos cambios inexplicables en los partidos), compatibles con aciertos.

A su edad está en la mejor etapa para despegar en la profesión pero el contrato estirado (hasta junio de 2019) que le fue concedido fue un a modo de caramelo envenado, involuntariamente tóxico porque llegó envuelto de aires de prepotencia. Rompiendo los moldes y reafirmado más adelante con el 'aquí mando yo'.

El director general Manuel Sánchez Breis junto a Alberto Monteagudo le entrega una tarta conmemorativa

Breis invita en una celebración con Monteagudo. / FCC

Evidentemente una SAD puede funcionar así, tomando decisiones incontestables, máxime cuando no hay socios sino abonados, y en este caso a Belmonte le gustó el modelo británico que vio en Londres en una visita (lo dijo en una rueda de prensa), buscó a su Ferguson para reafirmar su proyecto, ratificó a Monteagudo pero las mentalidades populares no están muy para estos experimentos. Lo cual no es óbice para que en mayo de 2018 Monteagudo y Belmonte salgan en hombros del estadio con el ascenso a Segunda. Dependerá de que se corrijan errores de bulto (en desfichajes y fichajes) y que además se cuente con la suerte. Porque caldo de cultivo para que se logren más de 7.000 abonados en la próxima campaña ya hay. La honrosa eliminatoria con el Barça B, aun perdiendo, ha sido un antídoto contra el desasosiego, visto lo que se ha visto.

Por suerte el playoff ha sido para el FC Cartagena un bálsamo reparador y la rectificación en la estrategia, con el esfuerzo de los jugadores, ha mejorado la posición de Monteagudo y la de sus ayudantes en el curro diario y en el banquillo, cuyo trabajo por lo general ha sido bueno, con Juanlu Bernal como persona más cercana al más responsable.

--------------------------------------------------------------------------------------------

 Los puntos oscuros de un lamentable mercado de invierno quedan como secretos de alcoba, de un sumario cerrado

--------------------------------------------------------------------