SU AYUDANTE JUANLU DIRIGIÓ AL EQUIPO DESDE EL BANQUILLO

Monteagudo cumple su primer partido de sanción en la grada

Alberto Jiménez Monteagudo cumplió el primero de sus tres partidos de sanción en la grada. El técnico lo pasó mal y se comunicó a través de móvil

Monteagudo no vio el partido desde el banquillo/GABY CUMBRERAS (DEPORTEDELAISLA.COM)
Monteagudo no vio el partido desde el banquillo/GABY CUMBRERAS (DEPORTEDELAISLA.COM)  

El técnico cartagenerista no le quedó otra que ver el triunfo de su equipo desde la grada, probablemente sufriendo y pasándolo bastante peor que en el banquillo. Los 3 partidos con que fue castigado la pasada campaña tras su expulsión en La Roda junto a los 2 de la primera vuelta y estos tres de ahora le convierten en el entrenador más castigado en la historia reciente del banquillo albinegro.

Monteagudo fue instalado en un lugar de la tribuna del iberoamericano, desde dónde se comunicaba a través del móvil con Simón Ruiz, el delegado del equipo, que era quien transmitía o le hacía llegar las instrucciones a su ‘segundo’ Juanlu, al que se le vio muy activo durante toda la tarde, a pesar de las adversas condiciones climatológicas.

REINCIDENTE DE NUEVO

Monteagudo es reincidente en este tipo de sanciones. Sólo hay que recordar que en la primera vuelta sería expulsado en el partido de Granada ante el filial nazarí por protestar de manera aireada al colegiado melillense Samir Amar Ahmed. Aquello fue en octubre y no pudo sentarse en el banquillo ni contra Las Palmas At. ni tampoco pudo hacerlo en Jumilla.

Al manchego también le cayó otra fuerte sanción de otros tres encuentros de baja cuando fue expulsado en La Roda junto a Arturo, su ayudante Juanlu y Jesús Álvaro. Entonces le cayeron aquellos tres partidos que, unidos a los dos de la primera vuelta y a los tres de la actualidad, convertirían a Monteagudo en uno de los entrenadores que ha pasado por Cartagena, sino el que más, que más partidos ha sido sancionado por sus protestas.

Cabe recordar que la actual posición del banquillo local se cambió de sitio primordialmente para que se pudiera ejercer una mayor presión sobre el asistente que se coloca por esa parte del campo. Al de Valdegangas, de momento, resulta obvio que le está saliendo el tiro por la culata. Aún le quedan dos partidos de sufrimiento en la grada.