EL EX ALBINEGRO NO ES TITULAR EN EL RACING Y PODRÍA SER LA PRIMERA PIEZA A ‘REPESCAR’ EN EL MERCADO DE INVIERNO

Monteagudo suspira por Quique Rivero

Alberto Monteagudo dio la pista hace inos días, durante su  rueda de prensa previa al partido de Lorca. Será o no será pero la realidad es que a Quique Rivero lo echa de menos, dio por sentado. Y concretó con estas palabras. "Teníamos mucho feeling entre nosotros. Con solo una mirada sabíamos lo que queríamos. Al final con Rivero creo que teníamos algo más de circulación del balón que esta temporada". Pues al mercado de invierno le faltan sólo días para que se abra.

Quique Rivero, a la izquierda el pasado domingo como suplente en Las Gaunas
Quique Rivero, a la izquierda el pasado domingo como suplente en Las Gaunas  

El Cartagena podría haber fijado ya el que pretende que sea su primer refuerzo de invierno: el ex blanquinegro Quique Rivero. El centrocampista de Cabezón de la Sal se marchó al Racing a finales de la pasada temporada pero el jugador no cuenta para el técnico racinguista mientras Monteagudo lo echa en falta. Blanco y en botella ¿no?

Quique Rivero no cuenta para Viadero, el técnico cántabro que, pese a ser de la casa parece no gustarle las exquisiteces de un canterano como Rivero, que el pasado domingo tuvo que calentar banquillo en Las Gaunas, dónde el Rácing caería por un apretado 2-1 que complica la vida a los del Racing.

El que fuera jugador más regular del Cartagena en la pasada temporada firmó un buen contrato en el equipo de su tierra pero una cesión temporal a Cartagena podría entrar en los cálculos, teniendo en cuenta lo poco que viene contando para su técnico.

Lo que parece claro es que Monteagudo vería con muy buenos ojos el regreso de uno de sus niños mimados. Faltará saber lo que piensan de esta operación Belmonte y Breis, blindados para los asuntos que se refieren al primer equipo y a ese capítulo ficheril en el que tanto se falló en la pasada temporada. Por eso Belmonte sabe que ese fue su talón de Aquiles, por lo que no quiere volver a fallar y Quique Rivero sería una apuesta a caballo ganador seguro.