LA MADRE Y LA NOVIA DE ISI NO SE PERDIERON SU ATERRIZAJE EN EL CARTAGONOVA

Las dos seguidoras más importantes de Isi Ros

La novia y la madre de Isi, contentas
La novia y la madre de Isi, contentas  

 

Vino la familia de Isi Ros al acto de su presentación. En especial llegaron al estadio Cartagonova las más fervientes seguidoras, animadas ante la nueva etapa albinegra del jugador torreño; su madre, Antonia, y su novia. Tan satisfechas como el propio Isi

En un minuto y medio Antonia, la madre del futbolista, y Tatiana, la novia, su pareja, expusieron a ese medio digital sus impresiones. Todos habían pisado, con los familiares, el césped del estadio Cartagonova donde los fotógrafos y cámaras de televisión actuaron.

Isi Ros con el jefe Belmonte se fotografiaron con la camiseta albinegra, al revés y al derecho, con la marca de SPAR y con el número que el chico podría llevar en su espalda.

La fa,ilia (1024x768)

De izquierda a derecha, la madre de Isi, la novia, Isi, el hermano del jugador y un amigo.

"Isi lleva jugando al fútbol desde que tenía 4 años y es su pasión", señala su madre. Y Tatiana, novia del futbolista, resulta que es su más exigente seguidora pero no lo vio golear con el Plus Ultra, en Tercera, dentro el campo municipal de Nonduermas porque Isi y ella no estaban entonces en la relación.

Isi es paisano de Tato, el excartagenerista en tiempos  de Segunda, pero no le preguntamos a Tatiana y Antonio por esa circunstancia sino por si Isi tenía raíces o preferencias en el Real Murcia...¡Vaya pregunta!

EL PADRE DE ISI FALLECIO HACE AÑOS DE UN INFARTO MIENTRAS VEÍA ENTRENAR A SU HIJO

Inicialmente en esta información aparecía un pie de foto en el que citábamos a una persona que aparece a la derecha como el padre del jugador. Pero nada más lejos de la realidad. Gracias a una observación reciente de Paco Belmonte nos aclara, a la vez que nos informa de que el padre de Isi Ros falleció hace unos años de un infarto mientras veía entrenar a su hijo.

Una trágica historia que desconocíamos y que traemos a la luz para aclarar ese error inocente e involuntario