A PROPÓSITO DE ALGO QUE ESTÁ PASANDO

Con los debidos respetos, "No nos pasarán"

"No pasarán!" El viejo eslogan utilizado en Francia en la Segunda Guerra Mundial (“¡Onne passe pas!” )para expresar la determinación de defender con uñas y dientes una posición contra el enemigo, vamos a tener que utilizarlo en este despolitizado Sportcartagena, sin pagar, esquivando el copyright cuando parece que el cielo y la tierra se han juntado para lanzar a este medio a la hoguera.

Cristo, dorsal 7, en acción. / R. VELASCO / SCT
Cristo, dorsal 7, en acción. / R. VELASCO / SCT  

Así nos hacen celebrar, a finales de este mes de junio, el octavo aniversario de la fundación del medio de comunicación que con más rapidez, y añado yo que fe, ha nacido en Cartagena en toda la historia de la información deportiva. Pero no es hora de sacar pecho sino de puntualizar conceptos cuando parece haberse puesto de moda utilizar a Sportcartagena como saco receptor de los golpes en el gimnasio.

Vivimos en una época de crispación generalizada y eso se palpa en las burradas que se escuchan en foros más serios que el de Sportcartagena, como el propio Congreso de los Diputados, con los debidos respetos, y pongo el caso real que un muy amigo del más pequeño de mis nietos, que me acompaña en el fútbol con su tarjeta de abonado en el Cartagonova y con la camiseta albinegra número 8, y casi llora a escondidas porque seguramente su ídolo Quique Rivero se va a marchar del club, ese amiguito ácidamente crítico pero espontáneo conmigo, seguramente en edad de Instituto, me lanza una castaña en tuiter directa al mentón. Y me doy cuenta que no estoy para esos trotes belicosos. Pero sigo (seguimos como amateur) en Sportcartagena.

Nos equivocamos más de lo que parece, y también nos hacen equivocarnos a veces por dar excesivo crédito a personas 

A uno se le caen los palos del sombrajo porque es que nos hemos inventado que Cristo Martín ha firmado en el Extremadura UD. ¡Vaya por Dios! Pero pongo ahora el disco con la letra del cantautor (cantautora, perdón) Joan Báez (1974) y escucho en la soledad de la meditación: “¡No nos moverán…” Sí; no nos moverán de nuestro propósito de ser independientes, dentro de un orden, con nuestros fallos. Nos equivocamos más de lo que parece, y también nos hacen equivocarnos a veces por dar excesivo crédito a personas, pero no hay en nuestro ideario más que servir al deporte de Cartagena como se dejó claro hace ocho años en el acto de la presentación oficial del medio en el Ayuntamiento de la ciudad.

Estamos en el éxito (sin petulancia, sin sacar barriga) pero también se puede morir de éxito. Parece un contrasentido y no lo es. Con la concatenación de la astucia de algunos diseñadores de campañas de desprestigio que querrían verse triunfadores observando a este medio varado, derrengado  y después hundido y fulminado por un supuesto ánimo de desmantelar nuestras ilusiones, fomentado por los que más saben de todo.  Son los que no admiten críticas y supongo quieren reeditar la serie televisiva Los Intocables, de Eliot Nes, aplaudidos por algunos compañeros del puto oficio de periodista al que algunos quieren utilizar con las migajas de algunos caramelos de filtraciones de noticias.

En Sportcartagena pasamos de todo eso. 

Buscamos la transparencia cuando los 'salvadores de la patria blanquinegra' está por ver que admitan que han errado en cosas elementales en su tarea, entre aciertos justamente aireados, y se aferran al manido “hay que contrastar las informaciones” para salir airosos de la jugada de un regate en corto mientras silencian cosas que pasan. Los trapos sucios se lavan en casa y con Norit el Borreguito.. Naturalmente, hay que contrastar las informaciones pero de manera paralela hay que tener voluntad, en la otra parte, de ser abiertos con todos los medios a pie de igualdad para que se ejecute ese contraste.

Estamos pagando el impuesto de las envidias ajenas por el consolidado liderazgo de este medio (en el que nadie se hará multimillonario como el dueño de Zara)

No me salgo por la tangente y quiero dejar claro que asumimos los errores de los que nadie está exento, pero matizando que en el polémico 'caso' del Extremadura y el jugador Cristo Martín, con noticia avanzada desde Almendralejo y recogida por este medio, pero no confirmada después porque el Cartagena al final -y no al principio- hizo lo que tenía que hacer,  renovando al futbolista.

Respetamos la confidencialidad de nuestras fuentes y consideramos desproporcionados (como matar moscas a cañonazos) los ataques con arranque en las respetables personas que hoy en día rigen la SAD del FC Cartagena, con juicios de valor expresados en un comunicado oficial al que ya dimos contestación y nos ratificamos plenamente. No hay guerras personales por nuestra parte. Nuestra mano, la mano de SCT,  siempre estará tendida. Si a alguien le interesa lanzar cortinas de humo que pretendan tapar errores y quiere una batalla, lo único que vamos a seguir defendiendo en Sportcartagena es la honestidad e independencia, asumiendo errores involuntarios que podamos tener. Y ayudando al FC Cartagena, como pretendemos ayudar a los demás equipos de todas las disciplinas deportivas.

Estamos pagando el impuesto de las envidias ajenas por el consolidado liderazgo de este medio (en el que nadie se hará multimillonario como el dueño de Zara, Amancio Ortega) y eso conlleva ser la diana del pim-pam-pum en algunos foros, incluido el nuestro, pagando el peaje de insultos a veces.

Seguimos y colaboramos de manera casi altruista todos los que formamos el equipo de este ‘fenómeno de la comunicación’, como dijera a sus alumnos no hace demasiado un cartagenero profesor de la UMU, y lo disfrutamos con el apoyo de nuestros lectores, los críticos y los menos críticos.