TRAS UNA PROBLEMÁTICA JUNTA DE ACCIONISTAS, CON EL MEJICANO GARCÍA DE LA VEGA EN LA CALLE

La convulsa situación institucional del Murcia llega al cénit con Gálvez en el poder

Desde este miércoles día 11 de abril, todos los consejeros actuales del Real Murcia CF SAD salen con la entrada de Victor Gálvez, quien cuenta con gente de su confianza y desata la euforia.

Galvez atiende a la prensa deportiva murciana tras la Junta de accionistas en la que se cerró la puerta a los informadores. / CADENA SER
Galvez atiende a la prensa deportiva murciana tras la Junta de accionistas en la que se cerró la puerta a los informadores. / CADENA SER  

Ppor lo que parece, con declaraciones triunfalistas de este corte: "Este Murcia será e mejor equipo, respetado por todo el mundo". Estas expresiones están en línea con las declaraciones hechas el día anterior en Onda Regional con el argumento de que "hay dinero para todo".

La cuestión es que Víctor Gálvez pasa a ser la cabeza del Consejo del Real Murcia y su idea luminosa es emitir créditos participativos de 600.000 euros . Los servicios de seguridad no han dejado asistir a la Junta de hoy a los periodistas. Solo se les concedió tres minutos a los gráficos para unas tomas.

Tampoco pudo acceder el mejicano Mauricio García de la Vega, acompañado de un notario.,y el azteca contaba de viva a la prensa que  Deseado Flores le había informado que no podría acceder a la reunión  al no ser accionista de la sociedad. Según el secretario del club, el Real Murcia no había recibido la notificación del Consejo Superior de Deportes en la que se confirmase que De la Vega es el máximo accionista.

La Junta se desarrolló en la sala de prensa de NC y con el hasta ahora presidente Miguel Martínez se hallaba Víctor Manuel Gálvez, que actuaba como vicepresidente. También acudieron Juan Merino y Gabriel Torregrosa. Deseado Flores, secretario del consejo, era la persona que se situaba en una de las puertas de acceso para decidir respecto a los que podían entrar.

El diario La Opinión da cuenta de que el empresario Víctor Manuel Gálvez tenía un poder de Raúl Moro para que votara como máximo accionista, pero el mismo no estaba autorizado por el Consejo Superior de Deportes,aunque pese a ello fue aceptado por el Consejo. Poco antes de las 3 de la tarde, la junta aún no se había iniciado debido a que el presidente y el secretario del consejo, Miguel Martínez y Deseado Flores, respectivamente, no tenían claro el libro de acciones.

SITUACIÓN CONFUSA

Higinio Pérez, que uno de los accionistas minoritarios del club grana, abandonó la sala de la reunión, molesto por lo que estaba sucediendo al saberse que "la Junta es incapaz de determinar quién es el dueño del club ni tampoco está inscrito en el registro mercantil Deseado Flores como secretario. Se les pide la documentación y son incapaces de aportarla"

Por su parte Pablo Baeza, representante de la Asociación de Accionistas Minoritarios del Real Murcia, siguió los pasos de Higinio Pérez y abandonó  donde se realizaba la Junta del club, expresando su decepción  al estimar que el máximo accionista no estaba presente, ya que según el Consejo Superior de Deportes la empresa de Samper todavía dispone de más del 77% de las acciones de la entidad.  Baeza además remarcó que no apoya a ninguna parte.

En resumen que con el voto de Víctor Gálvez, que al final utilizó el poder que le otorgó Raúl Moro para votar como máximo accionista, no se aprobaron las cuentas del ejercicio 2016-2017 ya que Gálvez prefiere esperar a que acabe la auditoría pendiente. Pero sí han sido aprobados  los préstamos participativos, por valor de 600.000 euros (sin límite máximo). Las acciones se venderán por orden de llegada y el propio Víctor Gálvez ha afirmado que los pondrá de su bolsillo. Esta salida ampliaría el capital y se liquidaría la liquidación del Real Murcia, valga la redundancia.

DIMISIONES Y DESPIDOS

Miguel Martínez, Deseado Flores y Raúl Moro, a falta de una confirmación oficial,  habrían dimitido como consejeros, mientras que Juan Merino y Gabriel Torregrosa, que ya había expresado su rechazo a las decisiones que estaban tomando los anteriores, habrían sido cesados.

Por lo demás en tono triunfalista Víctor Gálvez ha señalado que las nóminas están garantizadas y que el Murcia va a ser "el mejor equipo, respetado por todo el mundo". Asimismo, se ha aprobado un crédito participativo de 600.000 euros para saldar deudas. Gálvez ha matizado que él no pondrá el dinero hasta el último momento  para poder comprobar el apoyo que tiene el club.