Opinión: Manuel Ángel

El Alcoyano tenía que ser

Han pasado ocho años y parece que fue ayer. El Collao, hasta hoy, siempre me ha evocado grandes recuerdos y cuando veo y reveo las imágenes todavía me emociono.

Las dudas del Cartagena en la recta final

La hora de la verdad ha comenzado. La recta final ya es una realidad, para el Cartagena y para el resto de los equipos. A partir de ahora mandan los resultados por encima de todo lo demás. Lo que está en juego es la Liga y en estos momentos el equipo cartagenerista, a 4 puntos del líder Lorca, no solamente se ha dejado pillar sino que los lorquinos ya se sitúan con 4 puntos por delante.

Las ligas se ganan en casa…y se asciende a domicilio

No voy a descubrir la pólvora si digo que todas las Ligas del mundo se ganan en casa. Que para hacer algo importante es fundamental no fallar ante tu público, ganar aunque sea injustamente, en el último minuto y de penalti. Pero ganar. Justo lo que no hace el Cartagena desde el mes de noviembre que lo hiciera ante el colista Sanluqueño.

Los 5.000 abonados, una excelente noticia

Los otros días saltaba de repente la noticia. La dábamos en SportCartagena y tengo que reconocer que fui de los que se alegró. Que el Cartagena tenga ya más de 5.000 abonados es una buena noticia.

José Luís Mendoza, de los futbolines de la calle Bodegones al fútbol profesional

Ni me acuerdo de los años que conozco a José Luis Mendoza. Más de treinta ¡seguro¡ aunque sí sé que fue en un despachito que tenía en la calle Bodegones, dónde regentaba junto a su hermano Vicente, una amplia sala recreativa dónde había máquinas de los ‘marcianitos’ de entonces, muchas mesas de ‘ping pong’ y futbolines.

Llegar de puntillas para salir a hombros

Con la temporada a punto de echar la persiana habría mucho que escribir de este Cartagena que va a terminarla de forma notable, gracias entre otras cosas a la suerte de haber encontrado a un técnico como Alberto Monteagudo que llegó de puntillas y puede irse a hombros

José Víctor Rodríguez, un ‘gallo’ distinto

Acabo de enterarme de la muerte de mi amigo José Víctor y me deja consternado, esa es la verdad. José Víctor, ‘el Gallo’, como muchos le conocíamos, era un tipo singular al que conocí hace muchos años en Murcia, cuando yo acompañaba a Ángel Savall a los entrenamientos de aquella Selección Murciana que entrenaba ‘El Gallo’. Firme, enérgico e innovador, pero defensor de sus jugadores. Aquella fue mi primera impresión y con eso me quedé.