¿Resultadista o jogo bonito?

Hace al menos quince años que me pronuncié. En aquella tertulia que tan magníficamente dirigía Herminio Carlos en la Ser de Cartagena ya dije, y lo mantengo al día de hoy, que soy, que me considero un resultadista si hablamos del Cartagena. Lo fui y lo sigo siendo. Lo que quiero es que, sobre todo, gane mi equipo. Mientras no se demuestre lo contrario es la fórmula más directa e infalible para salir de cualquier pozo futbolístico. Ejemplo, la Segunda B.

Siempre se decía que para ver buen fútbol había que ver al Barça y me parece que ya ni eso. Yo prefiero, como ocurrió ante el Badajoz, un pésimo partido y quedarte con los tres puntos a jugar magníficamente pero que no te sirva para nada. Cada cual es muy libre de ver las cosas a su manera, yo desde luego las veo así.

El Cartagena de Paco Jémez que acabó ascendiendo ¿cómo jugaba? ¿os acordáis del sobo que nos dio el Alcoyano durante la primera parte? ¿Quién mereció ganar aquella tarde? Los de Pepe Bordalás, sin duda. Si los dos equipos se hubieran ido al descanso con un 0-2 a nadie le habría extrañado, pero sólo fue un 1-1 que Samuel Bayon aumentaría hasta el 2-1 apenas iniciarse el segundo tiempo y que fue con el resultado que se acudió a aquella finalísima de El Collao.

No fue sólo ante el Alcoyano cuando se jugó mal. Fue ante el Alfaro (1-0), en Águilas /0-2), en Madrid ante el Castilla (0-1), todos ellos partidos en los que el Cartagena jugó mal, en algunos incluso hasta muy mal, pero se quedaba con los tres puntos. ¿Resultadistas? Sí, ¿Prácticos? También. Gracias a ello fueron campeones. ¿O es que la tarde del Collao se jugó bien?

El Cartagena actual, en plena recta final, tiene que hacer lo mismo. Si juega bien pues fenomenal, pero si no lo hace vamos a dejarnos de tonterías y de apostar por lo seguro. Y lo seguro es amarrar los tres puntos aunque sea con penaltis al estilo del que le pitaron al Real Madrid ante la Juventus. Con el Badajoz se jugó mal, yo diría que muy mal, incluso impropio de un equipo que aspira a ser campeón. Pero se ganó. Y eso es lo que cuenta.

A mí tampoco me gusta como juega habitualmente el Cartagena, pero reconozco que hay que ser prácticos y realistas y que mucho más vale los tres puntos que una exhibición de buen juego. ¿Qué jugando bien te lleva más fácilmente a la victoria? Puede ser pero no siempre. Yo prefiero ser más práctico: ganar primero y jugar bien después. Y cuando estemos en Segunda A ya seguiremos hablando.

575

El Cartagena jugó muy mal ante el Badajoz, pero ganó. Y eso es lo que cuenta. Foto: RAÚL VELASCO