No me gusta

No me gusta lo que está pasando. Cuando uno lleva unos cuantos derbis vividos sobre su espalda, y luce incluso una cicatriz por unos  lamentables incidentes vividos en la vieja Condomina, en marzo de 1996 con ambos clubs en Tercera división, creo que puede hablar con cierto conocimiento de causa. Y si, no me gusta lo que está pasando.

No me gusta que todos los días se hable de la rivalidad existente entre el Cartagena y el Murcia, pero no la rivalidad deportiva, sino la que hay fuera del césped. No me gusta que todos los días se hable de la rivalidad entre Belmonte/Breis y Flores. No me gusta que se quiten y restrieguen fichajes los unos a los otros. No me gusta que se prometan cosas y luego no se cumplan (como ubicaciones en la grada o mantener precio en partido de vuelta)….

No me gusta. Y no me gusta porque esto aparte de servir a la prensa para ganar oyentes o lectores, no solo no beneficia a nadie, sino que perjudica. Si, perjudica y creo que bastante. Perjudica a ambos clubs, tanto en detrimento de su imagen (se están haciendo cosas que no gustan incluso a algunos de sus propios seguidores), perjudica económicamente (encareciendo fichas de jugadores por disputas entre ambos clubs) y sobretodo, y es lo que más me preocupa, perjudica a ambas aficiones.

Y si perjudica a las aficiones porque los que de verdad sientes sus colores como propios no les gusta este navajeo de despachos, no les gusta que se genere tal clima de belicismo entre ambas entidades, porque desgraciadamente, entre otras cosas en todas partes tenemos tontos, y nos da miedo que haya que disputar los derbis bajo estrictas medidas de seguridad porque todos estos cruces de acusaciones, desagravios, venganzas absurdas y demás tonterías, solo sirven para crear un clima hostil y en vez de que los próximos derbis se pueda vivir una auténtica fiesta del fútbol, no exenta de una sana rivalidad, pero que no llegue, comúnmente dicho, “la sangre al rio”.

Encima hoy en día tenemos redes sociales (Twitter, Facebook…), donde podemos ver como desde el anonimato muchos aficionados de ambos equipos vierten su odio y vomitan su bilis hacia el equipo rival y sus aficionados, leyendo verdaderos disparates, amenazas, insultos… Lo cual suma a generar ese clima de crispación entre ambas aficiones en los derbis.

Acaso, a modo de ejemplo,  ¿un padre que quiera ir al campo del eterno rival con su bufanda y su hijo de la mano tiene que ir con miedo? Insisto, rivalidad deportiva, toda, pero hasta ahí.

Seamos coherentes y al menos los que representan a nuestros respectivos clubs, que den ejemplo y no se comporten, incluso en algunos casos, como chiquillos de 15 años.

Y el próximo derbi que lo gane mi equipo por tres a cero.

Pencho Angosto.

Abonado nº 30 FC Cartagena