Renovar de socio, sí, y exigir

Lo que hay que hacer ahora es renovar el carnet de socio o solicitarlo si uno es primerizo. Que seamos muchos. Más que nunca. Dispuestos a  que el FC vaya al fútbol profesional.

 

Admito las dudas y las desilusiones. Yo las he tenido. Pero no. He renovado el carnet un año más sólo para sentir que el club es un pedacito mío aunque sólo pueda seguir a mi equipo en la distancia y los vea en el Cartagonova un par de partidos. Siempre hay que ayudar.

Es cierto que la temporada empieza rara con un técnico criticadísimo (miles de opiniones en contra han aparecido en este periódico) por sus alineaciones y por los cambios increíbles y por el trato psicológico a algunos jugadores a los que marea y rinden así menos.

Y por habernos dejado, por su incapacidad, en el infierno tirando por la borda una oportunidad de oro. No me gustaría estar en su pellejo de trabajo.

Y un presidente con las ideas fijas que no atienden para nada la opinión de los aficionados y de los medios informativos que claman contra los errores.

Este año no va a tragar la afición tanto porque lloverá sobre mojado.

La temporada pasada dos o tres buenas broncas nos habrían puesto en el camino del ascenso. Pañoladas  necesarias para poner al técnico en su casa y al equipo en el buen camino. Pero se optó por seguir cayendo en el precipicio.

La afición estuvo demasiado comprensiva y resignada. Que puede ser un símbolo de madurez, de voto de confianza o de no saber exactamente lo que se  quiere en un momento difícil. Pero se abstuvo demasiado. Pecó por demasiado silencio.

¿Entonces? Ser socio, sí, por supuesto. Renovar el carnet, desde luego. Ir a todos los partidos, naturalmente…

Pero exigir siempre lo que sea justo y no pasar ni una que no sea pasable.

Como hacen las aficiones grandes y fieles.

Y ahí tienen las del Atletic, Gijón y Cádiz por poner tres grandes ejemplos.

Amamos al club, en él pongo mis ilusiones y hasta algo más, agradezco a sus dirigentes lo que hacen bien, pero les pido cuentas cuando su gestión es mala y, sobre todo, cuando se jactan de sus errores que destrozan nuestras esperanzas que pudieron ser realidades.  

No sé que hará la afición si se le ocurre esta temporada renovar al que todos sabemos hasta el 2022.

A una locura pueden seguirle otras.

Y espero y deseo ser yo el equivocado.

Que subamos  a 2ª A con la pareja que lo impidió el 2016-17.