miércoles. 01.02.2023
ETERNO CAPITÁN DEL CAB TORRE PACHECO

El escolta Andrés Linares, dos años de calvario por las lesiones, sigue en la brecha

Ha pasado por los diversos equipos de baloncesto de la comarca de Cartagena, pero siempre encontrando el momento de volver a casa, a Torre Pacheco, donde es, junto a su presidente, Antonio Nicolás, el artífice de que el baloncesto perdure. Líder de una generación juvenil en Torre Pacheco que no...

Ha pasado por los diversos equipos de baloncesto de la comarca de Cartagena, pero siempre encontrando el momento de volver a casa, a Torre Pacheco, donde es, junto a su presidente, Antonio Nicolás, el artífice de que el baloncesto perdure. Líder de una generación juvenil en Torre Pacheco que no ha tenido repetición posterior y anotador compulsivo siempre con la canasta en su horizonte. 
 
En el año 1995 empiezan los problemas en el tendón rotuliano de la rodilla izquierda que no cesan hasta que finalmente el Dr. Manuel Lamata tiene que intervenirle en junio de 2010. Como esto parecía el comienzo de una serie de infortunios, en septiembre de 2011 es operado de la rodilla derecha. Operaciones que no eran del todo necesarias para realizar una vida normal pero irremediables si el deseo de jugar seguía latiendo. 
 
Inicios de temporada esperanzadores que se truncaban a los pocos meses por nuevos impedimentos físicos. En septiembre de 2013, una úlcera en el cartílago de la rodilla izquierda es el nuevo motivo para entrar en un quirófano, esta vez, en manos del Dr. Pedro Martínez Victorio.
 
Intentos de jugar en EB Salesianos que no fructifican pues el cuerpo no le deja y en la recta final de la temporada ayuda al CB Sierramar de Pedro Jordán en los últimos partidos de liga. Un verano preparándose a conciencia para el regreso con Torre Pacheco cuando en septiembre de 2014 unos dolores que no menguaban se convierten en un nuevo obstáculo en su reaparición: rotura parcial del tendón de Aquiles izquierdo… y las hábiles manos de Martínez Victorio del Centro Médico Virgen de la Caridad nuevamente tratan a Linares. Factores de crecimiento incluidos y recta final para el número 4 de Torre Pacheco al que están esperando en las canchas de la primera División Murciana en una temporada que, seguro, no será de la su retirada.
 
Sus hijos, Isa, que también juega al baloncesto, y Andrés, que se ha decantado por la portería de futbol, aún tendrán que animar a papá muchas tardes.


El escolta Andrés Linares, dos años de calvario por las lesiones, sigue en la brecha
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios