domingo. 25.09.2022
EDITORIAL

El texto de una pancarta y la cáscara de plátano

Lo primero que ha movido esa orden presidencial es a una polémica que no es nueva y que no se va a cortar de raíz. Entramos en el meollo de una materia opinable en la que todo el mundo quiere llevar razón. Y hasta es factible que todas las partes...

Lo primero que ha movido esa orden presidencial es a una polémica que no es nueva y que no se va a cortar de raíz. Entramos en el meollo de una materia opinable en la que todo el mundo quiere llevar razón. Y hasta es factible que todas las partes lleven un porcentaje de razón, pero sin radicalizar las posturas que así es como se pierden todos los derechos.

El primero que ha radicalizado es el presidente Paco Gómez con una determinación últimamente meditada (en el partido de Castellón ya le comentó a Juan Ignacio su intención de prohibirla la pancarta en cuestión).

Paco Gómez se erige en dueño de algo que trasciende sus competencias. Ha hecho mucho por el fútbol de Cartagena y lleva camino de merecer un monumento instalado donde él quiera o le dejen colocar. Probablemente el empresario de Jacarilla no desee hacer política pero tácitamente la hace cuando la pancarta (puede ser simpática o antipática, aceptada o rechazada) sólo expresa un sentimiento que siempre debe ser respetado si no implica gestos violentos. ¿Mueve ese texto a la violencia? Que lo digan los jueces. Pero que se decante Paco Gómez como se ha decantado no parece lo más recomendable en estos momentos.

SPORTCARTAGENA, que nació para estar al servicio del deporte cartagenero y que lo viene demostrando desde su aparición en julio del pasado año, sin ánimo de sentar cátedra sólo tiene que expresar su perplejidad por la facilidad con la que el presidente Paco Gómez resbala cuando se le coloca una inocente cáscara de plátano en el camino de un hombre muy querido en esta tierra. ¿O no serán tan inocentes esas cáscaras de bananas?

¿Hay gentes interesadas en desestabilizar al FC Cartagena en la mejor campaña de toda la historia del fútbol albinegro? SI no es así, lo parece.

Más de uno y más de dos serían felices consiguiendo que Francisco Gómez desembarcara alguna vez en la Nueva Condomina. Ni es la primera vez que lo hemos leído o escuchado, ni será la última.

El equipo, su afición, necesita unidad y tranquilidad para la conquista de los objetivos. Y con la posición que ocupa el equipo, la Primera División es muy posible.

Llamamos desde aquí a la unidad de las fuerzas futbolísticas de Cartagena. Con respeto a los demás. Todos deben centrarse en la consecución de la meta y el primero en no complicarse debe ser el hombre que en la historia más arriesgado económicamente, en lo deportivo, por nuestra ciudad

El texto de una pancarta y la cáscara de plátano
Comentarios