viernes. 27.01.2023

La apuestas en el fútbol: como empezó todo y como sigue

Ya en la antigüedad de Grecia y Roma, se apostaba en los deportes. No es nada nuevo. De hecho, célebres lugares dedicados a la competencia de entonces, eran también grandes centros de apuestas, como es el caso del Coliseo romano. Otro tanto sucedía en las Olimpiadas griegas, donde además del espíritu deportivo, también vivía el deseo de lucro. Es decir que ya unos 2500 años atrás se apostaba frecuentemente en las contiendas deportivas. Pero en épocas más cercanas, fueron los ingleses (como casi siempre) quienes generaron toda una industria alrededor del juego. Lógico, porque además inventaron todos los deportes.
LAS APUESTAS EN EL FUTBOL COMO EMPEZÓ TODO. Y COMO SIGUE
LAS APUESTAS EN EL FUTBOL COMO EMPEZÓ TODO. Y COMO SIGUE

Made in England

Comenzaron en el siglo XVIII, con las carreras de galgos y de caballos. En Gran Bretaña, obviamente. Y alrededor de 1870 ya se podía hablar de todo un sistema bien montado para apostar en esos entretenimientos. Pero antes, a partir de 1711, en el legendario y aristocrático hipódromo de Ascot se apostaba en las carreras de caballos, sin duda la actividad que más contribuyó a popularizar el juego basado en el deporte.

Con la aparición de las casas de apuestas, ya se pudo hablar de “industria”. Allí apareció el establecimiento más antiguó, que aún existe: William Hill, fundada en 1934, que ha llegado a tener 14.000 sedes.

De allí en más, hubo un crecimiento explosivo y expansión no solo en Gran Bretaña, sino en el resto del mundo. Y particularmente en Estados Unidos, donde en el siglo XIX las apuestas deportivas se extendieron como un reguero de pólvora. Pronto llegarían las apuestas al futbol.

Explosión virtual

Pero claro: nada contribuyó más que la difusión de Internet a que se popularizaran las apuestas en general, y las del futbol en particular. Y hoy el mercado de las apuestas online se estima en 200.000 millones de dólares.

Hay diversas formas de hacer apuestas al futbol. Las más habituales son:

  • Apuestas al ganador: Son las más sencillas, porque solo debemos elegir al vencedor de un encuentro, sin importar el marcador.
  • Apuestas con Hándicap: Aquí se puede ganar aun si el equipo que elegimos pierde. Porque el menos favorito parte con una cierta ventaja y el favorito tiene una ligera desventaja. 
  • Apuestas Más-Menos: Esta clase de apuesta tiene por objetivo acertar con la cantidad de goles que habrá en un partido. Para eso se debe arriesgar a que haya más o menos goles.
  • Apuestas futuras: Estas son más adecuadas para los amantes de las estadísticas y conocedores profundos de todo lo que pasa en un deporte. Se pueden hacer antes que comience un torneo, o durante el desarrollo de este. Y puede arriesgarse quien ganará el campeonato, quien será el goleador, qué equipos descenderán, el total de triunfos de cada team, cuál clasificará para las competiciones internacionales, etc.
  • Apuestas en directo: Son las más adrenalínicas. Aquí podemos arriesgar a distintos sucesos que ocurran en un partido, mientras se desarrolla. Solo para gente con nervios de acero y reflejos rápidos.

La apuestas en el fútbol: como empezó todo y como sigue
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.