AFICIÓN | LOS GOLES ALBINEGROS ACALLARON SUS GRITOS DE ÁNIMO

Unos 300 seguidores malaguistas ponen el color en las calles cartageneras y en las gradas del Estadio

Los seguidores malaguistas disfrutaron de Cartagena a lo grande…hasta que Rubén Castro abrió el marcador en el minuto 44 desde el punto de penalti. Hasta ahí pusieron la nota de color durante todo el día, primero por las principales calles de Cartagena y por la zona del puerto y después desde el fondo Norte…hasta que apareció ‘Tiburón’ Rubén.
005
Afición malaguista en las gradas del Cartagonova // FOTO: RAÚLVELASCO

Los seguidores malaguistas se las prometían muy felices con el buen día que estaban pasando por las calles cartageneras. Excelente mañana de sol, buena gastronomía y promesas de su equipo de ofrecer una buena tarde.

Bajo esas prebendas los cerca de 300 seguidores albiazules se presentaron en la grada del Fondo Norte, que es la habilitada para los seguidores de cualquier afición visitante. Estos, los malacitanos, ocuparon sus lugares desde bastantes minutos antes de que arrancase el encuentro, a las seis y cuarto de la tarde, y los gritos de ‘Málaga, Málaga, Málaga’ atronaban el recinto cartagenerista que más parecía en esos momentos una sucursal de La Rosaleda que el recinto blanquinegro.

002

Aficionados malaguistas en las entrañas del Cartagonova // FOTO: RaúlVelasco

Así fue como estuvieron durante casi todo el primer tiempo. El casi es porque en el minuto 42 el colegiado castellano-manchego señalaba la falta sobre Mo Dauda que casi nadie o muy pocos lo vieron en el campo, pero el que tenía que verlo –que era Dámaso Arcediano Monescillo—estaba muy cerca de la jugada y sí lo señaló ante la sorpresa de casi todos.

Pero viendo después las imágenes con tranquilidad hay penalti –existe falta clara- sobre el futbolista ghanés que cae al suelo y el trencilla no dudó un instante en señalar el punto de penalti. Rubén Castro no dudó un segundo en atrapar el balón para, casi dos minutos después, mandarlo con un toque sutil, de los suyos, al fondo de la red.

Lo importante en estos casos es que hubo deportividad absoluta y que no hubo que lamentar ningún incidente entre los seguidores ‘aladroques’ y los ‘boquerones’, que se limitaron a poner el ambiente y el colorido.

aficion mañaga

Muchos de los seguidores malaguistas se concentraron en las puertas del hotel Alfonso XIII para jalear a sus futbolistas que, horas después, se llevarían un duro correctivo por parte cartagenerista