EL APOYO DE LA EFESEMANÍA NO FUE SUFICIENTE CON EL EQUIPO DESDIBUJADO

La afición albinegra, pese a todo, volvió a ser el jugador ‘número 12’

Una vez más la afición albinegra volvió a ser el epicentro en las gradas. Casi 6600 espectadores se dieron cita en las gradas del Cartagonova, donde hubo que remar esta vez contra corriente.

511602da-ba71-4c1f-ac37-8115fc765f5b
La afición albinegra, pese a todo, volvió a ser el jugador ‘número 12’

A los 6596 aficionados que pasaron por los tornos no les quedó otra que sufrir hasta el final. El marcador, por inesperado, no fue óbice para que los casi 6500 espectadores intentasen estar con sus jugadores hasta el final a sabiendas de que el marcador fue inobjetable, que los aragoneses fueron mejores y que habría poco que oponer al marcador.

Pronto vieron los seguidores cartageneristas que, tal y como se estaba poniendo la cosa poco había que rascar. Y aún así el apoyo siguió durante todo el primer tiempo, hasta que Rubén Castro fallaba su primer penalti en la actual temporada.

Entre eso y que la segunda mitad empezaría casi de la misma manera que la primera los ánimos irían diluyéndose a medida que iban cayendo los goles del Huesca, el 0-2 y el 0-3, todos ellos inapelables que pusieron las cosas en su sitio en lo que acabaría convirtiéndose en la derrota más dolorosa de la presente campaña.