sábado. 25.06.2022
TRAS LA TEMPESTAD DE LOS ÚLTIMOS DÍAS POR LAS ACUSACIONES DESDE ALMENDRALEJO Y MAJADAHONDA

Las aguas se serenan en el Cartagena

Tras la tempestad siempre se dice que vuelve la calma. Y eso es lo que parece estar ocurriendo en el Cartagena, que desde el pasado lunes en que estalló el escándalo de supuestos sobornos no ha habido un día tranquilo hasta que desde Almendralejo como desde Majadahonda han empezado a llegar noticias de cierta tranquilidad, ya que Juan Sabas se desdice ahora sobre la posibilidad de un supuesto soborno y desde el club majariego también hay una sensible marcha atrás. En el Cartagena parece haber vuelto la tranquilidad aunque muy atentos para intervenir en donde fuese necesario

Una semana de locos, eso es lo que se está sufriendo en el Cartagena dónde la tranquilidad y una cierta normalidad parece haber vuelto después de sufrir los avatares de una auténtica tormenta informativa en el que todas las acusaciones iban contra el club blanquinegro.
Lo más importante es que el temido descenso a Tercera División por el artículo 75 está descartado ya que el club albinegro, que sigue perteneciendo a la disciplina y ordenanzas de la RFEF y no al de LaLiga, en modo alguno se vio beneficiado de ningún hipotético ascenso por lo que, por tal circunstancias, según la señalado a este diario un portavoz autorizado de la Federación Española de Fútbol está descartada la posibilidad de perder la categoría por la vía de los despachos.
“NO PUEDE HABER DESCENSO”
Ese mismo portavoz señaló a este diario que el descenso “está descartado.” porque, en el caso de que hubiese que abrir al final alguna investigación “seguramente llevaría meses, con lo que los plazos de la competición deben de seguir su caminar, por lo que cabe descartar esta medida” asegura la misma fuente.
Esta medida, que era la más temida por el cartagenerismo en general y por sus dirigentes en particular, viene a aportar las dosis necesarias de tranquilidad. Poco a poco las aguas parece que han empezado a volver a su cauce y ya se habla de la planificación de la nueva plantilla en la que vamos a tener una remodelación de al menos diez o doce fichajes en tanto se resuelve este ‘caso’ que surgió el martes como un terremoto pero que parece va serenando la fuerza con la que apareció.
LAS PEORES HORAS COMO BLANQUINEGROS
Belmonte y Breis han tratado de aguantar estoicamente todo lo que han podido los ataques que han llegado desde todos los puntos, prensa, radio y televisión. 
Sin duda han sido, para Belmonte y Breis, sus peores horas como dirigentes albinegros porque, a la decepción sufrida por haberse escapado el ascenso por segunda vez en apenas 28 días, hubo que unir este auténtico escándalo que ha mermado considerablemente la fotografía de los dos periodistas dirigentes, que han salido extensamente dañados, a la espera de la respuesta que dará la afición cuando se reabra de nuevo la campaña de abonados.
El futuro de Alberto Monteagudo y, si al final se marcha, quién será su sustituto, son alguno de los planes más inmediatos en estos momentos para los responsables del Cartagena que aún no estarán repuestos de las horas tan angustiosas por las que han tenido que pasar.
Tras no ascender, el Cartagena ha vivido una semana más complicada de lo normal por las últimas acusaciones/SCT

Una semana de locos, eso es lo que se está sufriendo en el Cartagena dónde la tranquilidad y una cierta normalidad parece haber vuelto después de sufrir los avatares de una auténtica tormenta informativa en el que todas las acusaciones iban contra el club blanquinegro.

Lo más importante es que el temido descenso a Tercera División por el artículo 75 está descartado ya que el club albinegro, que sigue perteneciendo a la disciplina y ordenanzas de la RFEF y no al de LaLiga, en modo alguno se vio beneficiado de ningún hipotético ascenso por lo que, por tal circunstancias, según la señalado a este diario un portavoz autorizado de la Federación Española de Fútbol está descartada la posibilidad de perder la categoría por la vía de los despachos.

“NO PUEDE HABER DESCENSO”

Ese mismo portavoz señaló a este diario que el descenso “está descartado.” porque, en el caso de que hubiese que abrir al final alguna investigación “seguramente llevaría meses, con lo que los plazos de la competición deben de seguir su caminar, por lo que cabe descartar esta medida” asegura la misma fuente.

Esta medida, que era la más temida por el cartagenerismo en general y por sus dirigentes en particular, viene a aportar las dosis necesarias de tranquilidad. Poco a poco las aguas parece que han empezado a volver a su cauce y ya se habla de la planificación de la nueva plantilla en la que vamos a tener una remodelación de al menos diez o doce fichajes en tanto se resuelve este ‘caso’ que surgió el martes como un terremoto pero que parece va serenando la fuerza con la que apareció.

LAS PEORES HORAS COMO BLANQUINEGROS

Belmonte y Breis han tratado de aguantar estoicamente todo lo que han podido los ataques que han llegado desde todos los puntos, prensa, radio y televisión.

Sin duda han sido, para Belmonte y Breis, sus peores horas como dirigentes albinegros porque, a la decepción sufrida por haberse escapado el ascenso por segunda vez en apenas 28 días, hubo que unir este auténtico escándalo que ha mermado considerablemente la fotografía de los dos periodistas dirigentes, que han salido extensamente dañados, a la espera de la respuesta que dará la afición cuando se reabra de nuevo la campaña de abonados.

El futuro de Alberto Monteagudo y, si al final se marcha, quién será su sustituto, son alguno de los planes más inmediatos en estos momentos para los responsables del Cartagena que aún no estarán repuestos de las horas tan angustiosas por las que han tenido que pasar.

Las aguas se serenan en el Cartagena
Comentarios