FUERON DEL CARTAGENA EN 2018 Y NO LLEGARON A TRIUNFAR

En un mismo año los tres ex albinegros pasaron de no cuajar a ser fundamentales en sus nuevos clubes

Llega 2018 a su recta final y el variopinto  mundo del fútbol, caprichoso que es, ha sido y será,  ha dejado en el FC Cartagena versiones diametralmente distintas en cuanto al rendimiento de jugadores que no llegaron a cuajar como albinegros, por circunstancias que ellos conocerán mejor que nadie, y el mismo año pero en diferentes  clubes, se encuentran  triunfando y se acercan a ser casi ídolos.

Dani Abalo, Aitor Rubial y Owusu acaban el año destacando en sus actuales equipos.
Dani Abalo, Aitor Rubial y Owusu acaban el año destacando en sus actuales equipos.  

Ellos son: Aitor Rubial, Owussu y Dani Ábalo. Tres futbolistas diferentes en todo.  El primero de ellos actúa en el fútbol profesional, y los otros dos, uno sub 23 y otro un veterano de postín, en Segunda División B.

¿Cómo les ha ido y cómo les va a los futbolistas que fueron del Cartagena este año y que en el mismo periodo cambiaron de club? Fueron estos veintiún jugadores: Marcos, Pau Torres, Alberto Aguilar, Ceballos, Josua Mejías, Morros, Michel Zabaco,  Adama (hoy cedido), Álvaro González, Chavero, Dani Abalo, Diego Benito, Gonzalo Poley, Hugo Rodríguez, José Gaspar, Kuki  Zalazar, Sergio Jiménez, Aitor Ruibal, Farisato, Moussa, Owusu.

La mayoría siguen actuando en la misma categoría. Algunos han descendido al firmar en equipos de Tercera, como  son los casos de Ceballos (Mar Menor, en puesto de playoff en el grupo XIII), Alberto Aguilar (Antequera,4º y en zona de playoff en un fuerte grupo andaluz en el que están arriba El Palo, Real Jaén y Linares) ) o el venezolano Marco Farisato (Alzira, décimo clasificado en el grupo de Valencia). Pero lo hacen con el mismo entusiasmo y afán que antes.

RUIBAL SE DESTAPA EN EL RAYO MAJADAHONDA

El manresano Aitor Ruibal, sub 23, que pertenece al Real Betis llegó como cedido a los albinegros y lo hizo con los mejores informes a modo de refuerzo  para el playoff de ascenso. Si éste se lograba, continuaría. Lorenzo Serra Ferrer dio el visto bueno a Belmonte para la cesión.  Se crearon expectativas porque era –y es, ahora en el Rayo Majadahonda- una pieza que apunta bien, pero como cartagenerista no dio de sí lo que se aguardaba. En la misma temporada entre él y su compañero Loren Morón ganaron por 1-4 en el Cartagonova. Hicieron diabluras en los últimos minutos de ese partido, eso sí, con marcador engañoso, además de escandaloso.

2018071218224863500

Ruibal ,izquierda, con el Cartagena...precisamente frente al Rayo Majadahonda. / RAÚL VELASCO

Abundó el criterio de que el entrenador Alberto Monteagudo no supo sacarle punta pero este apunte no deja de ser una leyenda urbana. Después se conoció que la muerte del abuelo de Aitor le afectó mucho. El casi es que ahora en el Majadahonda es 'otro' jugador. Un ‘nuevo’ Ruibal afloró en el equipo del Cerro del Espino,  que tuvo que empezar a jugar en Segunda en el  Wanda Metropolitano mientras tenían que poner en condiciones sus obsoletas instalaciones, la ratonera en la que la sangrante  eliminación albinegra llegó por accidente en el minuto 97. El atacante catalán se ha convertido en uno de los jugadores más determinantes con la aportación de 4 goles en lo que va de Liga, en total diecinueve actuaciones. En el Cartagena el de Manresa no llegó  a estrenarse como goleador.

Hoy el Betis lo sigue, le hace un marcaje estrecho y no sería sorpresa que en 2019-20 volviese a Sevilla con posibilidades de ser uno en la primera plantilla. Si no es así, el propio jugador ya ha proclamado públicamente que pediría la baja. De momento el Majadahonda es un buen escaparate para él.

EL DE OWUSU UN CASO RARO, RARO…

El caso de Owusu  es un tanto desconcertante. Raro, raro, raro… El de Ghana es un atleta que es capaz de desequilibrar a cualquier línea defensiva por velocidad. Lo demostró de albinegro, pero sus desbordes no acababan de cuajar porque el rápido delantero no culminaba. Su arma estaba en los contragolpes pero era un bólido sin dinamita a la hora de la verdad   Las más de las veces resbalaba y caía, le empujaban y volvía a caer. Pero los árbitros pasaban de él y no le pitaron más de un penalti de libro que le hicieron.

Owussu Kwabena, de la órbita del Leganés, y que no había contado en la campaña anterior para el Real Oviedo,  salió muchos días como revulsivo en el equipo de Monteagudo y  el chico caía bien a la grada por lo general, pero no llegó a cuajar aunque sí lo hizo en el CD Toledo un par de campañas antes, para el que marcó 10 goles incluido el playoff  de ascenso. En el Cartagena Owusu solo hizo un gol y pifió en cien oportunidades. Paradojas de la vida. Y en Salamanca es de los más aplaudido por los 5.000 espectadores que van al campo charro en busca de espectáculo. Hace muy poco le marcó dos goles a la Cultural Leonesa, y uno al Real Madrid Castilla (3-3) que sirvió para sumar un punto.

En el equipo salmantino Owusu ha tenido dos entrenadores. En las seis primeras jornadas trabajó el mazarronero José Miguel Campos, uno de los mejores técnicos  de la categoría y la dirección del club no tuvo paciencia: el equipo estaba en puesto de descenso con 4 puntos de dieciocho posibles. Fue relevado por Antonio Calderón pero doce partidos después el conjunto sigue en la misma posición que la dejó Campos.

Owusu, no obstante y aun como se deduce no llegando a ser figura en Cartagena, hoy es una de las estrellas del Salamanca, en el que uno de sus compañeros es otro ex albinegro, Moussa, quien también está mejorando lo hecho en el club cartagenero, donde acabó bien y terminó mal.  Aún se recuerda su ‘pasota’ actuación en Majadahonda, increíble e inaceptable en un jugador de sus características. Se ganó bastantes críticas.

_8ML0586-kZpC-U6017660340406lG-624x385@El Norte

Así disparó Owussu en uno de sus dos goles a la Cultural en campo salmantino.

DANI ABALO O LA RESURRECCIÓN EN ASTURIAS

El más veterano del trío, Dani Abalo (31 años) se encuentra disfrutando en la UP Langreo de una muy buena campaña y su equipo roza plaza de playoff. Es quinto en el grupo donde juegan los clubes asturianos. El jugador pontevedrés había firmado en el Cartagena para tres campañas. El ex céltico era un jugador de Champions (jugó  hace cuatro años con el conjunto búlgaro del Ludogorest ante el Liverpool y metió un gol en un choque con empate a dos) . En dos años en Bulgaria había hecho 24 goles y Paco Belmonte vería en él las condiciones idóneas para ser refuerzo importante  en el Cartagonova. Pero no lo llegó  a ser.  No le faltaron destellos de calidad al gallego, con un historial de diez campañas en el Celta de Vigo, pero participando en los cartageneristas solo disputó dos encuentros completos de los  diecinueve en los que participó.

Abalo jugaba por banda y por dentro pero no estuvo  la altura. Se esforzaba pero no llegaba. Su físico no era excepcional, desde luego  Le faltaba una ‘chispica’. Y frescura. No tuvo la suerte de  marcar goles y hoy en el Langreo es el segundo artillero con cuatro dianas. El público del estadio Ganzábal (4.000 espectadores) lo valora y para el entrenador es uno de sus piezas relevantes. Hernán Pérez Cuesta es su entrenador con 6 años más de edad que Dani. El equipo tiene el 6 de enero una salida al terreno vasco del Leioa, con el que está empatado a 28 puntos. Si vencen los langreanos será como dar un aviso al Oviedo Vetusta, que es el cuarto en la tabla general.

En el Cartagena se decidió prescindir de él y el 31 de agosto, al cierre del mercado de invierno, firmó en la entidad astur. Se dijo entonces oficialmente que marchaba a nuevo destino como cedido. Tendría por tanto que retornar al estadio Cartagonova el 1 de julio de 2019 este jugador disciplinado que tiene la buena fama de hacer piña y no crear problemas.

Uno de los mejores partidos de Dani Abalo como cartagenerista lo hizo en uno de los campos que mejor conoce, el municipal de Barreiro, en Vigo, donde el míster Monteagudo tuvo el gesto de que fuese titular, como defensa lateral derecho, en la ida de la fase de ascenso ante el filial del Celta (0-0), aprovechando una lesión de Óscar Ramírez. Aquella mañana Dani jugaría con el corazón partido, porque Barreiro fue la cancha de sus inicios como jugador y le trae buenos recuerdos

Jesus Manuel PArdo

Abalo jugando desde agosto de 2018 en el Langreo. / JESÚS MANUEL PARDO