PRONTO TENDRÁ UNA PUERTA COMO RECONOCIMIENTO DEL CLUB Y DE LA CIUDAD A SU INMENSA TRAYECTORIA FUTBOLISTICA

Alejandro Sagarduy Sarriá el ‘Jabato’ vasco que vino para hacer la ‘mili en Cartagena y se quedó para siempre

Sagarduy nació en Erandio (Vizcaya) el 7 de Mayo de 1961. Llegó a Cartagena para cumplir los deberes del estado y ya se quedaría para siempre al conocer a Mari Carmen con la que tuvo dos hijos, Ana Laura y Alex, sus otras pasiones junto al fútbol. Era conocido como el  'Jabato' por su brega y lucha constante en cada partido y debutó a los 16 años con la Sociedad Deportiva Erandio con la que ascendió a Segunda B.

2016041017032471866
Juanto a Ruiz López, Perico Arango y el entonces concejal Ricardo Segado en 2015 durante uno de sus homenajes

Fue traspasado a la UD Salamanca a la temporada siguiente de cumplir el servicio militar en Cartagena, en el Tercio de Levante de Infantería de Marina de la ciudad portuaria. Antes, el Erandio ya lo había cedido al equipo cartagenerista y a la siguiente temporada, tras un breve paso de apenas unas semana por la capital charra, ya quedaría en propiedad del club albinegro, donde jugaría durante 16 años, con un breve paréntesis en el Orihuela Deportiva de dos temporadas y con el que ascendió a Segunda División.

Fue una época en la que el Vasco lo pasó mal, debido a que él nunca quiso abandonar al Efesé, el club de su vida, pero discrepancias con la directiva de aquella época,  condicionaron su salida aquellos dos años.

2016041016421128362

Con parte de su familia (su hija y su mujer entre ellas (tercera y quinta, por la izquierda)

Todas las temporadas que estuvo en el Cartagena, a pesar  de sus cambios de nombre, ha sido junto a Perico Arango, el jugador que más veces ha defendido la elástica albinegra con más de 600 encuentros.

Aunque vasco de nacimiento siempre se consideró un cartagenero más, demostrando un gran cariño hacia esta tierra.

La mala suerte hizo que tuviera que luchar contra una grave enfermedad  con la que se batió el cobre durante siete largos años, como lo que era, un ‘Jabato’; una complicación en su tratamiento, acabó con su vida un 30 de noviembre de 2018 a los 55 años.

Durante su vida deportiva y después de terminar su carrera tuvo muchísimos reconocimientos, entre otros, la Insignia de oro de la Federación Murciana, del Cartagena FC y del FC Cartagena, la gala Sportcartagena en la que se le entregaría la Insignia de Oro de este diario digital y la Medalla de Oro de Cartagena por la Caridad

Cuentan ex compañeros suyos de vestuario que los días de partido se metía en el aseo y simulaba vomitar con grandes arcadas, cosa que hacía de broma; años después sus compañeros se lo recordaban cuando lo hacía en el terreno de juego uno de los mejores jugadores, si no el mejor, que ha dado el fútbol.

1242142795323

El Cartagena FC que acabaría ascendiendo a Segunda A en 1982. El 'Jabato' es el segundo empezando por la izquierda de los agachados, entre otras dos glorias blanquinegras también desaparecidas, el canario Rivero y José Luis, el autor del gol del ascenso en Torrejón |Foto Archivo SCT

Era muy escrupuloso  y perfeccionista con las botas, pues después de los partidos dedicaba mucho tiempo en limpiarlas y dejarlas como nuevas, incluso con grasa de caballo y listas para el próximo partido;  decía,  que eran sus herramientas de trabajo.

Los días de partido, era tal la concentración que tenía, que no se podía contar con él, ni aún para llevarte a urgencias.

El 'vasco' ha sido de los futbolistas más queridos en toda la historia del fútbol en Cartagena. Estuvo luchando contra un cáncer durante siete años pero nunca le faltaba su eterna sonrisa

Cuenta su compañero de equipo, Isidoro, que ‘el Brujo’ Genaro Zapata, ATS y responsable sanitario del equipo durante muchísimos años, hizo una sesión de sofrología en el vestuario, una sesión que consistía en entrar en una fase de adormilamiento pero sin estarlo;  al Vasco le dijo que contara del 1 al 10, pero que el número 7 (número que por cierto era el que llevaba Sagarduy en la camiseta) no existía, que cuando contara y llegara al 6, saltara al 8.

Después de la  sesión,  al también desaparecido Sebastián le dijo que  jugaba en el Salamanca; y le decían, pero Vasco ¿cómo es posible que no cuentes el 7 si es tu dorsal en la camiseta?  y “tú no juegas en el Salamanca juegas en el Cartagena” . Y así estuvo durante bastante tiempo lo que producía gran cachondeo entre sus compañeros.

Era tal la alegría que demostraba siempre que Perico Arango le decía que se había tragado un payaso. Isidoro García, ahora empresario y actual presidente de la Fundación del FCC pero entonces uno de sus compañeros, cuenta que el vasco era de esas personas que marcan, que te dejan huella, ya  que cada día que pasa le echa más de menos y que conocerle ha sido una de las cosas más importantes que le ha pasado en la vida.

Este artículo va dedicado a Alejandro y a su esposa Mari Carmen y a sus hijos Ana Laura y Alex con motivo de la puerta que el Estadio Cartagonova va a estrenar próximamente dedicada a otro jugador histórico para el Cartagena, quién también lo dio todo por la albinegra como es Perico Arango.

2016041016381174585

En uno de sus muchos homenajes. La imagen es de Luis Godinez y corresponde al año 2015, tres años antes de su desaparición