viernes. 09.12.2022

La aparatosa lesión del meta emeritense Mandaluniz se prologó sobre el césped durante, al menos, diez minutos. Sin embargo, el granadino Artacho sólo concedió 5 minutos de tiempo añadido

Corría el minuto 89 cuando se produjo un fuerte encontronazo entre Artiles y el meta del Mérida Mandaluniz. El impacto fue tan fuerte y aparatoso que hubo un momento que se temió por una lesión grave de ambos jugadores, pero el cartagenerista se repuso a los pocos minutos mientras el portero extremeño se mantenía tumbado en el césped con la cara ensangrentada.

Pedro Martínez Victorio, médico del Cartagena, tuvo que saltar al terreno de juego para atender al jugador mientras algunos de sus compañeros pedían una camiseta nueva de portero. En la grada algunos creyeron que sería para algún compañero que acabaría poniéndose de portero ya que el Mérida había consumido los tres cambios, pero pronto se vio que era para que el meta se cambiase por la que tenía manchada de sangre.

Hasta que el cancerbero se pudo reincorporar al terreno de juego pasaron, al menos, siete minutos ya que el juego no se reinició hasta el minuto 96. Lo sorprendente de todo fue que Artacho, el árbitro granadino, resto dos minutos al conceder únicamente cinco de tiempo añadido con lo que los jugadores del Cartagena volvieron a sentirse perjudicados.

Mandaluniz pudo acabar el partido y abandonar el terreno de juego por su propio pie, aunque los servicios de la Cruz Roja llegaron a entrar en el césped. En resumen, 7 minutos de juego parado y 5 de tiempo añadido, lo que supuso 2 minutos menos cuando el Cartagena más apretaba en busca del empate.

Una aparatosa lesión del meta del Mérida jugó a favor de los visitantes
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios