Para ascender a Segunda RFEF el filial albinegro deberá ganarle al Murcia Imperial y Pulpileño y esperar algún fallo de estos

No está todo perdido para el Cartagena B, como muy bien expresó su entrenador, Pepe Aguilar, al término del partido. Ni cuando ganaron el domingo anterior en Pulpí por 0-1 “éramos extraordinarios ni ahora somos tan malos” vino a dejar muy claro al término del partido, para tratar de recuperar a los chicos blanquinegros que jugaron una gran primera mitad para hundirse tras el descanso ante un Águilas veterano y curtido, que supo sacarle mucho partido al gol del empate.

El ascenso del filial pasa porque ganen los dos partidos que restan y que Pulpileño y Mar Menor tengan algún fallo que les sirve a los cartageneristas para colarse al final

Ahora todo se reduce a que el Cartagena B logre ganar los seis puntos que faltan, en la próxima jornada en el feudo del Murcia Imperial y en la última jornada en el Cartagonova ante el Pulpileño, que podría ser el del ascenso, aunque para ello necesitan que el equipo almeriense, que empataba este domingo en San Javier frente al Mar Menor, ‘pìnche’ en la próxima jornada en casa frente al Racing de Murcia.

E0Z9-MBWQAI5MFJ

Teddy en el preciso instante de disparar para establecer el 1-0 provisional/Foto FC CARTAGENA

Es evidente que ganando al Águilas el camino hacia el ascenso habría estado bastante más despejado, pero no hay nada decidido salvo que los aguileños, ahora, son los máximos favoritos para el ascenso directo y la otra plaza habrá que ventilarla entre los cuatro equipos restantes, Pulpileño, Mar Menor, Cartagena B y Murcia B Imperial, aunque estos dependerán de como acabe al final el Real Murcia, si en primera o en Segunda RFEF. Es decir, que todavía queda tela por cortar.