EL FC CARTAGENA ANTE UNA NUEVA ETAPA

Su triunfo estrella fue ascender al Mirandés...pero después en Grecia salió despedido tras catorce jornadas

Entra aire fresco en el FC Cartagena, en el organigrama técnico cuando se despide el año y la primera vuelta de la Liga va feneciendo. 
Borja Jiménez.
Borja Jiménez.  

La marcha de Gustavo Munúa y la llegada de Borja Jiménez, determinan la entrada a quemarropa en una nueva fase en la etapa del líder del grupo IV de Segunda B. El nuevo míster recoge una saludable herencia. El colchón de puntos del primer clasificado del grupo 4º de Segunda B ha podido ser mayor pero no es nada desdeñable.

A Paco Belmonte ha llegado una veintena larga de nombres de candidatos al relevo del charrúa, que salió reforzado en su salida, con mejor caché que cuando entró,  pero el que más ha convencido al dueño del club  que tenía que buscar candidato es un joven llamado Borja Jiménez Sáez, de la tierra de Santa Teresa, Ávila, de la ciudad amurallada. Borja comenzó en el equipo de su tierra y continuó su carrera hasta alcanzar, como primer hito, el ascenso con el CD Mirandés a Segunda después de tres eliminatorias que no fueron grano de anís. Fue una apuesta de los de Anduva, tras la excelente campaña de Borja en los vigueses del Rápido de Bouzas.  Vieron las cualidades un entrenador dinámico y atrevido?

Los burgaleses para ascender dejaron en la cuneta primero a un filial, el Atlético de Madrid; después al Recreativo de Huelva, con Marc Martínez de portero, y finalmente al Atlético Baleares. Con los de Palma de Mallorca libraron una eliminatoria durísima.

No siguió en el Mirandés por su escasa empatía con la directiva y se marchó a Grecia

Sin embargo, tras ascender el equipo rojo, Borja no continuó y no entró por tanto en la Liga de Fútbol Profesional. La versión más extendida de la causa  por la que no siguió fue su no entendimiento con la directiva del club. Por lo visto no había empatía y el abulense se buscó la vida en Grecia donde las cosas no le rodaron bien y no llegó a los quince partidos de trabajo porque fue destituido. Los resultados no fueron buenos, aunque él logró pasar al equipo heleno a octavos de final de la Copa.

662x372c_17192148picsart_08-07-11.47.32

El 5 de diciembre se quedó sin trabajo, lo enviaron a la bolsa del paro pero  el lunes 23 el FC Cartagena comunicaba por la noche su contratación para ser el relevo de Munúa, quien ha dejado al club como ganador.

¿Cuáles son las estrategias del joven Borja? Ante todo exige trabajo. Suele hablar bastante bien de los equipos que además de ser técnicamente buenos son currantes y, como diría el topiquero, se ponen el mono de faena. Es flexible, dicen, y quiere ser compañero de los propios futbolistas a sus órdenes. Quiere que haya buen rollo en el grupo.¿Es partidario de seguir de cerca a la gente joven, la del filial? Ya se verá. De Munúa se ha dicho que jamás, excepto en un encuentro, pisó el campo de Ciudad Jardín para ver al Cartagena B en un partido de Tercera. Sin embargo algunos chavales del filial han entrenado con el uruguayo y algunos como Leomar, Uri, Javi Vera y Siafá han tenido minutos y no han desentonado.

La pregunta del millón: ¿Continuarán las rotaciones con Borja al frente de la plantilla?

¿Hará rotaciones, como su antecesor en el cargo? No se sabe. ¿Decidirá el propio Borja los refuerzos que deben venir para cubrir los huecos de Markel, lesionado de larga duración, y Jorge Fucile,  devuelto a Uruguay, más los de otros que podrían dejar su plaza? Son preguntas en el aire, Tanto Alberto Monteagudo como Munúa se han plegado a los criterios de Belmonte y de su compañero Breis, conocedores del mercado al ser personas expertas en esta parcela.

Su primer reto no parece difícil: ganar en Mérida el 5 de enero, ante uno de los equipos que tienen que conformarse con no bajar de categoría y con el que el 'gafado' UCAM Murcia  de Miguel Rivera solo pudo empatar en La Condomina después de disponer de media docena de claras oportunidades de gol.