ELADY, DE PENALTI SEÑALADO POR EL VAR, TRANSFORMA EN EL 62 EL GOL DE LA VICTORIA Y LOS ALBINEGROS DUERMEN FUERA DEL DESCENSO

El Cartagena vuelve a la vida en Logroño (0-1)

 

foto portada

Elady Zorrilla en una acción favorable del Efesé // FOTO: FC Cartagena

Ezv2_N2XIAQcLbR

EL RESUMEN

Cualquier día este Cartagena mata a sufrimientos a alguno de sus miles de seguidores. Los albinegros ganan en Logroño con una victoria que puede tener su peso en oro y se encuentran fuera del descenso por segunda vez desde que arrancó la segunda vuelta. El equipo de Luis Carrión hizo los deberes en Las Gaunas gracias a que fue superior a un Logroñés que vuelve a meterse en problemas.

Los cartageneristas ya se merecieron ir al descanso con ventaja y después tuvieron hasta tres claras oportunidades de marcar antes del penalti, que marcó Elady para conmemorar que ya está en el selecto club de los albinegros que han jugado 100 partidos. Y él lo hizo así, rompiendo su racha y dando los tres puntos que pueden resultar vitales al final. Está claro que el Cartagena ha vuelto a la vida en Logroño después de tener que soportar casi siete minutos de tiempo añadido de intenso sufrimiento no apto parta cardiacos

FICHA TÉCNICA 

UD Logroñés: Santamaría; Medina (63' Pacheco), Álex Pérez, Bobadilla, Iago López, Iñaki, Andy (88' Siddiki), Sierra (63' Petcoff), Olaetxea (71' Leo Ruiz), Nano (88' David González)  y Paulino 

FC Cartagena: Marc Martínez; Forniés, Datkovic, Raúl Navas, Antoñito; Nacho Gil (78' Teddy), Jurado, De Blasis (90' Andújar), Cayarga; Rubén Castro (90' Santisteban) y Elady (70' Azeez)

Goles: 0-1 (62' Elady (pen.))

Árbitro: Daniel Trujillo Suárez (colegio tinerfeño) mostró cartulina amarilla a Nacho Gil, Jurado, Andújar por parte del FC Cartagena y a Bobadilla, Sierra, Leo Ruiz por parte de la UD Logroñés. Expulsado Olaetxea y Sergio Rodríguez por roja directa 

Incidencias: Partido disputado en el Estadio Las Gaunas correspondiente a la Jornada 36 del campeonato liguero de La Liga Smartbank

Ezvy2EGXEAILwYH

Rubén Castro tuvo una de las mejores ocasiones en la primera mitad // FOTO: FC Cartagena

CARLOS FERNÁNDEZ. Logroño

(Servicio especial para SPORTCARTAGENA)

Sensacional el triunfo conseguido por el FC Cartagena en Logroño. Puede valer un potosí. El cuadro cartagenerista fue superior al riojano durante todo el partido aunque especialmente en la segunda parte, que fue cuando de verdad apretó el acelerador. Elady tuvo el cuajo suficiente para echarse la responsabilidad a sus anchas espaldas, coger el balón y decidir con seguridad que el penalti lo lanzaba él porque estaba seguro que lo marcaba.

El fútbol hizo justicia con un jugador que más que futbolista es un gladiador, que pelea hasta el límite y que estaba deseando estrenar su cuenta goleadora del 2021. Ya suma siete goles que no está nada mal. De paso, da vida a un Efesé que, de momento, duerme fuera del descenso aunque tendrá que esperar a que el CD Leganés, por la cuenta que le trae, le eche este domingo una mano a los albinegros ganando en Alcorcón.

Pese al 0-1 el triunfo no tuvo nada de fácil y si el Cartagena ganó fue, simplemente, porque fue mucho mejor que los riojanos. A lo largo y a lo ancho del campo. Las ocasiones siempre fueron blanquinegras…hasta el tiempo añadido, que ahí sí que las tuvo el Logroñés hasta por partida triple, pero si hubieran lograd empatar habría sido una injusticia más que, por fortuna para los cartageneristas, esta vez no se produjo.

MERECIERON IRSE GANANDO AL DESCANSO

Al descanso aún no nos creíamos que RC7 hubiese fallado la que fue la más clara ocasión albinegra en la primera parte con aquel balón que Datcovik puso muy bien con la cabeza para que el delantero canario albinegro hubiese conectado a la red. Probablemente no esperaría al fallo del defensor riojano que no alcanzó a despejar la pelota que fue, enterita, a la cabeza de Rubén que, sólo ante Santamaría, remató, sí, pero lo hizo mal, desviado, dejando escapar lo que pudo haber sido el 0-1 que, por otro lado, el único equipo que lo estaba mereciendo era el cartagenerista.

Porque eso sí, fue una primera parte sin sal y pimienta, como tantas otras que ya le hemos visto a este Cartagena que daba la impresión de no estar jugándose nada a juzgar por la lentitud en sus acciones, por el poco enganche para organizar el juego ofensivo y, aunque apenas sufrió nada si exceptuamos aquel remate cabecero de Nano en el minuto 21 que salía demasiado alto, la verdad es que el Logroñés apretó poco o nada.

Un primer tiempo donde los de Carrión fueron mejores, pero jugando a una velocidad inferior a lo que veríamos después.

RC7 falló una clarísima ocasión para haber marcado de cabeza en el minuto 44 que, posiblemente, habría cambiado el rumbo de la tarde

Si a esto le añadimos que los primeros 20 minutos fueron de una interrupción constante de faltas, especialmente por parte logroñesista ante un Efesé demasiado lento y sin demasiadas soluciones ofensivas pues tendremos el resultante de que fue más de lo mismo, con Elady casi todo el tiempo en el suelo cada vez que se le arrimaban y con un RC7 que, salvo esa acción ya comentada y un fuera de juego que le señalaron y que ofrecía sus dudas, poco más vimos.

El primer disparo fue de Nacho Gil en el minuto 7 pero la pelota salió fuera por poco. Llevaba buen destino pero faltó esos centímetros de siempre para acertar. No hubo suerte. Luego Elady caería al suelo dentro del área en una jugada chequeada por el VAR pero, como no podía ser de otra manera, ni penalti ni nada. 

Ezv05gAXMAUIp-U

Antoñito en una acción por su banda // FOTO: FC Cartagena

Era el minuto 13 y solo estábamos viendo un rosario de faltas que no llevaban a ninguna parte. Con poco ritmo fueron pasando los minutos hasta llegar a esa clara ocasión que hemos narrado antes y que pudo ser la clave para haber cambiado el rumbo del partido.

EL VAR INTERVIENE, PENALTI Y GOL DE ELADY (0-1)

Todo estaba por llegar. Incluso el mejor juego cartagenerista. Carrión tuvo que hablar muy clarito a sus futbolistas en la caseta porque el Cartagena que salió de nuevo al campo parecía que le habían cambiado las pilas. Rubén Castro, casi sin tiempo para nada y en la primera jugada de ataque, vuelve a tener otra ocasión clarísima de gol pero no acertó por muy poco.

Sólo dos minutos más tarde Fornies, que sigue espectacular de forma consiguiendo que la baja por lesión de Alberto de la Bella apenas se note, engatillaba una pelota que salía muy mordida hacia el portal de Santamaría y allí, bajo el mismo larguero, estaba Elady que no acierta a mandar el balón al fondo de la red por unos centímetros apenas. Definitivamente, era otro Efesé que, sabiendo lo que estaba en juego, había salido decididamente al ataque, pero también a dar bocados si hacía falta.

Con un Cartagena mucho más ambicioso en el minuto 50 llegaba la tercera oportunidad clara para marcar por parte cartagenerista pero el balón se pasea por la portería riojana entre un bosque de piernas de jugadores del Efesé que ninguno acierta a meter el esférico dentro. Era el cuarto ‘uyy’ claro. El pastel se estaba cociendo a fuego lento.

El Efesé salió en la segunda parte con las pilas nuevas; tuvo varias ocasiones claras para marcar antes de que llegase la mano de Bobadilla que acabaría en penalti

Minuto 58. Hay un centro desde la derecha del ataque cartagenerista, el balón pega en la mano de Bobadilla pero nadie lo ve ni reclama nada, aunque hay algunos albinegros que empiezan a levantar el brazo solicitando la intervención del VAR. El balón sale de banda y es cuando el colegiado tinerfeño empieza a escuchar por el pinganillo de que se ha producido una mano dentro del área. Trujillo Suárez decide comprobarlo in situ. En dos minutos aclara sus dudas. Penalti. Las protestas desde el banquillo local sólo les acarrea dos expulsiones de golpe. Ha sido penalti y Elady lo tiene claro, agarra el balón y no lo suelta hasta que lo deposita en el punto fatídico.

Ezv01hHWUAESk10

Forniés en el salto con un jugador del Logroñés // FOTO: FC Cartagena 

La mano fue en el 58 pero no es hasta el 62 cuando el jiennense se dispone a iniciar su peculiar y casi desconcertante carrerilla para batir, eso sí de forma espléndida, al portero albirrojo que se había lanzado al lado opuesto.

SUFRIMIENTO TREMENDO HASTA EL FINAL

El gol desataba la locura colectiva en las filas cartageneristas, que no ganaba un partido lejos de casa desde aquel lejano 6 de diciembre del 2020 en La Rosaleda malagueña. Ni ganaba el Cartagena fuera ni tampoco lo había hecho Luis Carrión desde que accedió al cargo así que tocaba remangarse las mangas y ponerse a remar a favor de la corriente.

Mientras hay vida hay esperanza, pero hoy más que ayer. Los albinegros siguen dependiendo de ellos mismos para lograr la salvación

Ramón Azeez entraba por Elady en el 71 en un intento de dotar al centro del campo de más músculo con lo que el Efesé seguía mandando, aunque un poco menos. Un disparo tremendo de David Fornies en el 82 pasó rozando el larguero. Aquello parecía un obús más que un disparo a puerta y estuvo muy cerca de haber sido el 0-2.

A partir de ahí el Logroñés daría un paso al frente porque el tiempo se agotaba. Un zurdazo de Paulino en el 85 hizo el efecto óptico del gol. Parecía, pero no. Se quedó en un susto morrocotudo, Casi a continuación llegaría el remate de Andy en el 87 que a un metro de la portería fallaba de forma estrepitosa.

Y casi en el minuto 96 el Logroñés la volvería a tener pero no era día para el empate. El canario señalaba el final del encuentro y el Cartagena, brindando con un buen Rioja, volvía a la vida. Y mientras hay vida hay esperanzas. Hoy, más que ayer. Los blanquinegros siguen dependiendo de ellos mismos para lograr la soñada salvación.

EzwcQFbX0AAtaq1

Cayarga a la salida de un corner // FOTO: FC Cartagena