EL CARTAGENA SE CONFORMA CON UN EMPATE SIN GOLES EN EL CAMPO DE UN CELTA B QUE APENAS TUVO OCASIONES

Todo se queda para la vuelta (0-0)

Foto: RC Celta de Vigo
Foto: RC Celta de Vigo

El Cartagena no pudo dejar resuelta la primera semifinal en tierras gallegas y se queda todo para el partido de vuelta. El resultado de empate sin goles no es malo aunque tampoco podría decirse con firmeza que es bueno porque los albinegros estarán obligados a ganar si quieren llegar a la final mientras que a los celtiñas les valdrá cualquier empate que no sea el cero-cero o victoria. El equipo de Monteagudo estuvo mas ramplón que otras veces y apenas disfrutó de ocasiones de gol mientras Pau Torres sí que tuvo que emplearse alguna vez a fondo para evitar lo peor. De esta manera todo se queda pendiente de dilucidar para la vuelta

CELTA B-FC CARTAGENA: 0-0

Celta B: Sotres, Kevin, Ros, Alende, Agus, Rai (Dani Molina 89’), Juan Hernández, Alex, Brais Méndez, Drazic y Dennis (Pastrana, 83’).

FC Cartagena: Pau Torres, Mejías, Jesús Álvaro, Moisés, Zabaco, Cordero, Abalo (Owusu, 66’), Chavero, Aketxe (Zalazar, 80’), Hugo (Rubén Cruz, 53’) y Aitor.

Goles: no hubo.

Árbitro: Óscar Sauleda Torrent (colegio catalán). Amarilla a los jugadores albinegros Hugo, Chavero, Jesús Álvaro y Zabaco.

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de la segunda ronda del playoff de ascenso a La Liga 1,2,3, disputado en el Municipal de Barreiro. Televisado en directo. Unas 4.500 personas.

CRÓNICA por GUILLERMO JIMÉNEZ/ Fotos de JOSEMI GONZÁLEZ                     

Esta vez los minutos del alargue no fueron traicioneros para el Cartagena. Hubo un momento para taparse los ojos cuando el dorsal 6 del Celta B (Agus) botaba una falta lateral en el minuto 95. Pero no tuvo repercusión. El 0-0 obliga a que la  solución quede para el 10 de junio en casa y con una olla a presión, la de un Cartagonova lleno. Intuyo.

Los chicos celestes acudirán en la misma situación que los albinegros viajaron a Majadahonda. Lo que son las cosas: los de Monteagudo hallaron esta mañana en Barreiro más dificultades que la semana anterior en el Cerro del Espino y no perdieron.

Los célticos  crearon las oportunidades de gol de las que careció el equipo madrileño (cero patatero). Si Denis  y Juan Hernández hubiesen marcado en las dos ocasiones clarísimas de que dispusieron la eliminatoria se habría puesto empinada para los de Monteagudo desde la primera fase. Fue una de las peores fases del primer envite con el filial galaico en la eliminatoria puente hacia el ingreso en la Liga 1,2,3.

IMG-20180603-WA0022

Saludo protocolario entre ambos equipos/JOSEMI GONZÁLEZ

TITUBEOS E IMPRECISIONES CON DOMINIOS ALTERNO

Hubo muchas alternancias en los noventa minutos. Reparto de errores y reparto de aciertos. Oportunidades para unos y para otros. Fue un encuentro de playoff que nada tuvo que ver con el que dio el ascenso al Rayo Majadahonda y obligó al Cartagena a entrar en la repesca de la que podrá salir airosos si vence a los muchachos de la camiseta celeste. Será en la caldera del estadio de la rambla de Benipila, otra vez con su aforo cubierto o en camino de estarlo.

Se observaron de entrada errores puntuales los de los visitantes esta mañana en Barreiro, puntos negros que después fueron corregidos con rectificación . Borraron en parte unos inicios titubeantes de los cartageneristas que se toparon con un adversario ágil, rápido, crecido y con calidad para tener la posesión del balón hasta que los albinegros comenzaron a tocar  la pelota y consiguieron nivelar la situación, con respuestas inmediatas del Celta B, con su emblemático Brais en banda derecha para ser protagonista en las ofensivas y a balón parado.

Chavero, con altibajos, fue el jugador visitante que mayor presencia ofensiva tuvo en el área celeste, el que más balones lanzó a la puerta viguesa aunque sin recompensa, y Cordero volvió a ser un bastión defensivo y en la recuperación de balones. La zaga no anduvo tan fina como en el Cerro del Espino pero sí de menos a más y acabó sólida.  Y la sorpresa de Dani Abalo con una tarea polivalente, acertada ante su público galaico, hasta que se lesionó y fue relevado. Pau Torres puso el toque de veteranía y frustró algunas acciones de gol, dos dentro de los primeros veinte minutos que pusieron los cabellos como escarpias al centenar de seguidores de la Efesemanía a los que acompañaba Manuel Breis, lejos del palco, hecho un flan.

Once inicial del Cartagena en Barreiro/Foto: JOSEMI GONZÁLEZ

Once inicial del Cartagena en Barreiro/Foto: JOSEMI GONZÁLEZ

GRAN ESFUERZO

El partido requería un esfuerzo y los dos cuadros lo pusieron sobre la hierba de Barreiro. La carga psicológica de los jugadores albinegros se superó, al margen de la serie de imprecisiones hasta que en el definitivo cuarto de hora, con Rubén Cruz y Owusu en liza atacaron con insistencia, daba la sensación de que el 0-1 iba a llegar. El Cartagena se pareció algo al mejor Cartagena que se ha visto fuera de casa. Y Owusu la tuvo en el descuento pero con el meta fuera de maro sacó milagrosamente el balón un defensa.

El talante del conjunto fue bueno por parte del campeón de grupo ante un rival que en su terreno no hace concesiones y que tenía y tiene fe en superar al favorito. Calidad posee el Celta B pero el Cartagena se ha rearmado, es cierto y lo ha confirmado,  y ha alcanzado en un partido tenso un marcador en principio favorable en el desplazamiento más comprometido de la campaña, dadas las condiciones y con la herida de Majadahonda tapada con venda de la fuerte voluntad.

Monteagudo al fondo de la imagen dando órdenes a los suyos/JOSEMI GONZÁLEZ

El Celta B tuvo alguna ocasión en la segunda mitad/JOSEMI GONZÁLEZ