DOTÁNDOLE DE HIERBA NATURAL, QUE PUEDE SUPONER LA DESAPARICIÓN DEL SAN GINES Y SUS NUEVE EQUIPOS DE FÚTBOL

Belmonte pretende recuperar su viejo proyecto de quedarse el Mundial 82 para que pueda entrenar el Cartagena

Paco Belmonte ha desempolvado el viejo proyecto que ansía desde hace dos años: dotar al Mundial 82 de césped natural y convertirlo en el principal campo de entrenamientos del primer equipo del Cartagena. La posibilidad sobrevuela la instalación, lo que ha promovido que el presidente del San Ginés le envie una carta a Noelia Arroyo, responsable máxima en la concejalía de Deportes, para que frene la iniciativa. El asunto está que arde y entre bambalinas andan las conversaciones
El terreno de juego del Mundial 82 luce el mismo aspecto desde que se construyó/Foto: SCT
El terreno de juego del Mundial 82 luce el mismo aspecto desde que se construyó/Foto: SCT  

La posibilidad de que el Mundial 82, una de las pocas instalaciones futbolísticas de Cartagena que se mantiene como el primer día de su estreno, en 1985, con campo de tierra y sus infraestructuras semi-ruinosas, vuelve a planear sobre el equipo de la EF San Ginés, el modesto club de la barriada del mismo nombre que sobrevive de forma casi milagrosa con sus nueve equipos y más de cien chavales. Tal es el revuelo que existe que su presidente le ha remitido una carta a Noelia Arroyo, actual máxima responsable de la concejalía de Deportes, para que frene la idea.

¿De qué idea hablamos? Muy sencillo: Paco Belmonte ha vuelto a desempolvar la carpeta en la que tiene archivado su proyecto de dotar a las instalaciones, que se encuentran detrás del hospital del Rosell, de un campo de fútbol de hierba natural y otro, pequeño, de césped artificial, para uso y disfrute de los equipos del San Ginés. Para ello ya ha enviado un emisario para hablar con algún representante del club de la barriada y tantearlo. Por ahora Belmonte calla porque no hay respuesta.

LAS TRES POSIBILIDADES QUE BARAJA BELMONTE

En realidad lo que a Belmonte le gustaría sería reconvertir las instalaciones que utiliza la Gimnástica Abad muy cerca de la Rambla de Benipila, a la altura del barrio de San Antón, pero en el Ayuntamiento no quieren dar este paso. Piensa en otras soluciones por lo que casi obligará a Belmonte a que redirija sus miradas hacia el Mundial 82. Y eso es lo que está haciendo a través de sus embajadores.

IMG_4096

El presidente del Cartagena, empero, está esperando al anhelado ascenso y si éste se produce quizás sea el momento de descubrir el as que se guarda en la manga: unos terrenos a la altura de la fábrica del Licor 43, próximos al polígono de Los Camachos. Ésa es la verdadera idea de Belmonte, que se lo ha comentado a sus íntimos, después estaría la opción del camo de la Gimnástica Abad y por último, la del Mundial 82, aunque la más cercana y la fácil siempre sería esta.

MONJE VIGILA Y AVISA

En medio de este pequeño lio surge también la figura de José Miguel Monje Carrillo, presidente de la Federación de Fútbol de la Región desde el año 2004, por lo que se encuentra en su cuarto mandato tras su última reelección en 2016. Monje defiende que la titularidad del recinto sigue siendo de la Federación.

El presidente cartagenerista piensa también en el campo de la Gimnástica, pero su verdadera ilusión sería construir una Ciudad Deportiva cerca de Los Camachos

En su cajón, Monje también guarda un viejo proyecto para construir dos campos de césped artificial, una residencia en la que iría una Delegación de la propia Federación y un aparcamiento subterráneo con amplia capacidad. Ahí radicaría el quid de la cuestión. El Ayuntamiento dice que es suya la instalación pero desde la Murciana también reclaman la titularidad hasta el año 2034 a pesar de que, en 2011, solicitaran permiso para presentar un proyecto que nunca llegó a buen puerto.

Por lo que concierne a la concejalía de Deportes hay tranquilidad. No hay ofertas de nadie, eso es lo que se argüye. Cuando la haya, se verá. Pero hay serenidad aunque se cree que en San Ginés se están poniendo la tirita antes que se produzca la herida. Es cierto que se encuentran al tanto de cuanto se está tejiendo, de la visita del emisario blanquinegro al presidente del San Ginés y de las posibilidades que hay, muchas –eso es lo que dicen- para encontrar soluciones. Noelia Arroyo está muy pendiente de este embrollo, de hecho vigila para que la Ley se cumpla de forma rigurosa para despejar dudas de todo tipo.

LA CARTA DEL SAN GINÉS A NOELIA ARROYO

El escenario está que echa humo. Si el Cartagena es el que acaba aterrizando en el Mundial 82 para entrenar el fin de la EF San Ginés estará a la vuelta de la esquina, salvo que existan algunas concesiones que acaben convenciendo al equipo de barriada cartagenera; Belmonte, en realidad, aspira al campo de la Gimnástica, es lo que más le gusta, pero la idea no convence a los responsables municipales y a todo esto Monje Carrillo, desde la Federación Murciana, está ojo avizor pendiente del camino que siguen las conversaciones que se escuchan entre bastidores para tomar él su propio camino. De hecho ya ha mandado un mensaje que ha llegado hasta el Ayuntamiento, de que estaría dispuesto a llegar hasta los tribunales.

IMG_7098

Esta es la carta enviada desde el San Ginés a la edil Noelia Arroyo

De momento ya hay una carta escrita, dirigida a Noelia Arroyo que adjuntamos con una imagen a la información y que la firma Antonio Giménez, presidente del San Ginés, en la que le pide abiertamente “la mejora de la instalación y que se impida poner una superficie natural que sólo serviría para el equipo ‘privado’ del FC Cartagena SAD” añadiendo que “comprenda que nuestra preocupación es grave y por lo tanto, ya nos estamos asesorándonos con abogados las decisiones a tomar, teniendo en cuenta que tomaremos todas las medidas legales, bien legales, bien populares, para que se respete el convenio que consta en nuestro poder”. Por ahora ahí queda este nuevo lío que asoma por enésima vez entre las ruinosas paredes del decrépito, viejo y decadente Mundial 82, que sin embargo, se ha convertido en un oscuro objeto del deseo de unos cuantos.