DEMASIADAS PROBATURAS CON EL NUEVO TÉCNICO ALBINEGRO

Lo que funciona, mejor no se toca: cuatro puntos de los últimos nueve posibles

Borja Jiménez, el nuevo técnico cartagenerista, parece no haber entrado con el mejor pie. Resultados mandan. De nueve puntos en Liga apenas cuatro y eso con dos rivales de la zona baja/descenso. Además, eliminado de la Copa en el último segundo. Y en este último partido muchos cambios. Demasiados tal vez

172
172  

Igual Borja Jiménez no sabe aún que las cosas que funcionan lo mejor es no tocarlas. O no tocarlas demasiado. Porque esa es la sensación que está dejando el preparador abulense después de sus cuatro primeros partidos con un carrusel de cambios en cada partido que, en algunos casos, parecen fuera de toda lógica

Lo cierto es que el Cartagena que heredó el ex preparador del Mirandés estaba primero pero con 5 puntos sobre el Yeclano y 10 puntos sobre el quinto clasificado que era el Córdoba. Hoy, en sólo tres partidos, esa diferencia se ha visto sensiblemente reducida con el Badajoz pisando los talones, el Marbella a dos puntos, el Yeclano a tres y el Córdoba a siete. Demasiados recortes en tan pocas jornadas ¿no os parece?

Desde luego que nadie va a ponerse nervioso pero es evidente que algo no termina de funcionar. En el equipo hay demasiados cambios últimamente, ahora Quim juega como falso delantero en Badajoz y al domingo siguiente contra el Don Benito de media unta entrando por la derecha.

Y otra más, de Badajoz a Don Benito nada menos que cinco cambios con respecto a la primera alineación: Fornies, Cordero, Verza, Santi Jara y Alex Martín derechos al banquillo para que entren Johannesson, Caballero, De Vega, Carlos David y Manu Viana. Cinco cambios, a bote pronto, parecen muchos cabios, demasiados, para un equipo que hasta entonces, mal que bien, funcionaba

Y es que si con tantas variaciones el entrenador va y acierta pues todos los piropos serán para él, pero se expuso a esto, a que no salga bien, a que el equipo no funcione y a que las primeras críticas empiecen a llover a un equipo que funcionaba y que ahora mismo parece atrancado.