lunes. 30.01.2023
LO QUE DICE LA PRENSA EXTREMEÑA

El Cacereño está grogui tras perder ante el Cartagena

En su crónica, Fernando Gallego, del mismo diario de Vocento, escribe:   Podríamos comenzar por el colegiado, el señor Raúl Chavet García. Podríamos porque el jueves saltó su nombre a la primera plana tras solicitar el Cartagena un delegado federativo en el Príncipe Felipe por no fiarse de este trencilla. Empezó el...

En su crónica, Fernando Gallego, del mismo diario de Vocento, escribe:
 
Podríamos comenzar por el colegiado, el señor Raúl Chavet García. Podríamos porque el jueves saltó su nombre a la primera plana tras solicitar el Cartagena un delegado federativo en el Príncipe Felipe por no fiarse de este trencilla. Empezó el público a hilar cabos demasiado pronto, concretamente a los once minutos. El árbitro malagueño señaló penalti por manos de Palero a la salida de un córner después de que el capitán del Cacereño fuera agarrado y derribado cual combate de sumo. Poco más tarde, amonestó a Aitor Bidaurrázaga por reclamar la segunda amarilla de Migue García, por controlar un balón con la mano. Y terminó su faena expulsando a Palero, camino del túnel de vestuarios ya en el descanso, por escucharle decir 'te has equivocado, que los sepas. Te has equivocado'. Para compensar, o por mala conciencia (como también se atiende a calificar), anuló un gol por fuera de juego, y que parecía legal, al blanquinegro Ribas a los ocho minutos de la segunda parte.


Pero cualquier comienzo concluye en un mismo lugar: el equipo de Aitor Bidaurrázaga está muy grogui. No le sale nada. A veces porque no da más de sí, a veces porque las circunstancias aleatorias del fútbol le castigan ferozmente. Sigue teniendo errores fatales en su área y sigue sin tener las ideas claras en la contraria. Y aún así, está ahí, compitiendo... pero de momento no le llega.

Volvió a adelantarse en el marcador en su primera llegada al área del Cartagena. Disparó Plata desde la frontal, Limones rechazó el tiro al centro y el rebote lo aprovechó Piojo para cruzar el cuero. El panorámica era idílico: primera vez por delante en el marcador en tu casa y frente a un rival exigido y con ansiedad que apenas llegaba. Pero fue entonces cuando el colegiado se sacó el rigurosísimo penalti de la manga: lo transformó el hijo del entrenador que dirige desde Uruguay, Ribas, y las tornas se cambiaron. Al Cacereño le entró la ansiedad y el Cartagena jugó con ella.

Los blanquinegros llevaban el peso del partido, pero sin generar ningún tipo de peligro. A la contra, el Cacereño sí ponía a prueba a Limones. Entonces, una falta medio lateral, medio frontal, la puso Jorge Luque al corazón del área verde con rosca, Vargas falló en la salida (luego dijo que porque sufrió un pinchazo, y fue sustituido antes del descanso), y en el segundo palo lo aprovechó Robusté para colarla entre una melé de piernas al palo largo.

Reaccionaron los verdes con tiro de Palero y cabezazo de Salva, pero llegó el descanso, la expulsión del capitán y toda una segunda parte muy cuesta arriba. Cerró Bidaurrázaga con Gállego en el lateral, pero con uno más el Cartagena fue muy superior. Aprovechó los espacios para inyectarle velocidad a las contras y cada vez que llegaba se inventaba una ocasión clara de gol. Tardó en cerrar el partido, pero como el Cacereño tampoco le inquietaba... Hasta que una cabalgada de Gato, con los locales volcados, acabó de rematar a un equipo deprimido.
 
 CACEREÑO: CINCO DOLOROSAS DERROTAS CONSECUTIVAS
José María Ortiz, en El Periódico de Extremadura, deja escrito:
 
Lo del Cacereño 2014-2015 empieza a ser ya una enfermedad. Tras cinco dolorosas derrotas consecutivas, la última ayer ante el Cartagena (1-3), parece tener intolerancia al éxito. Sin que el rival fuera mejor, el tercer revés en casa fue un ejemplo más de que algo --o nada-- funciona hasta la fecha en este club y en este equipo, tan extremadamente generoso en el esfuerzo como limitado en sus prestaciones.

Ante un oponente de mucho nombre y muy escaso fútbol, el CPC volvió a fracasar con estrépito en su intento de ganar. Colaboró decisivamente, eso sí, el colegiado de turno. Con el viento a favor verde tras el gol inicial de Piojo --su irrupción como futbolista muy útil, la mejor noticia de la tarde-- al grupo de Aitor Bidaurrázaga le desestabilizó un detalle, nada nimio, eso sí.

El Cacereño está grogui tras perder ante el Cartagena
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios