LOS FICHAJES, LAS ESCASAS RENOVACIONES Y LOS PRECIOS, PRINCIPALES CAUSAS

La campaña de abonos del Efesé se atranca con un ritmo más lento de lo previsto por el club

Todo apunta a que la campaña de abonos, en su fase de renovación, va a tener que ser prorrogada durante unos días más porque no avanza como se esperaba. La tarea se abrió el pasado 7 de junio y debería de cerrarse el próximo viernes día 2 de julio. Para entonces, en el Cartagena había fundadas esperanzas de que se igualaría, al menos, los casi 8.400 abonados de la pasada temporada pero la realidad está siendo bien distinta. A finales de la pasada semana el club cerró los números con 4.500 abonados renovados de los que unos 200 eran nuevos, según aseguró Belmonte en una entrevista en Onda Regional. Una vez comenzada la última semana los números siguen siendo parecidos por lo que desde el club habrá que buscar alguna solución para agilizarla

E3loQ5IX0AE56Tc
Dos aficionados retiran su carnet como renovación en las oficinas del club/Foto FCC

El objetivo de llegar a los 10.000 abonados en el Cartagena sigue en pie. Pero en estos momentos en el club blanquinegro no se alcanza ni la mitad y eso teniendo en cuenta las 200 nuevas altas entre los 4.500 abonos en renovaciones que ya se han producido en las oficinas del Cartagonova, más todos los que se hayan registrado este lunes, datos que se desconocen toda vez que, por vez primera, el FCC no facilita el número de altas ni siquiera de semana en semana como había hecho hasta ahora en todas las temporadas desde que Belmonte se hizo cartagenerista.

El objetivo de llegar a los 10.000 abonados en el Cartagena sigue en pie. Pero en estos momentos en el club blanquinegro no se alcanza ni la mitad

Los motivos parecen que están claros y van desde las renovaciones hasta lo lento que funciona el capítulo de fichajes. Es verdad que la comisión técnica del Efesé no ceja en su empeño y que le están robando horas al reloj para tratar de acelerar tanto las esperadas renovaciones como los fichajes.

E4ZHWQ2XIAIu8zZ

Colas con pocos aficionados en un día normal en las oficinas del Cartagonona /Foto SCT
El hecho de que Rubén Castro, De Blasis, y José Ángel Jurado no hayan renovado también está influyendo. El georgiano Aburjania ya se ha escapado al Sunderland inglés, de la tercera categoría en Inglaterra aunque se trate de un histórico. Pero una de dos: o el equipo inglés le ha ofrecido mucho dinero para aceptar la oferta o la del Cartagena ha sido escasa.

El club albinegro, por vez primera desde que Belmonte se hizo cartagenerista, ha decidido no facilitar datos sobre el número de renovaciones producidas

Con José Ángel Jurado, que completó una temporada brillante a pesar de que no le querían el pasado verano, está ocurriendo algo parecido y su elección no está nada clara. Puede quedarse o puede irse. Esas dudas es lo que está frenando las renovaciones. Con De Blasis  estamos en las mismas, el argentino quiere una cosa y el Cartagena le ofrece otra y de Rubén Castro para qué hablar. La mayoría de los aficionados indecisos están esperando a esa renovación, la más deseada de todas, y que es una de las claves para que muchos de los seguidores albinegros se decidan.

De momento la realidad es la que es, salvo que desde el club se sorprendiera ahora facilitando datos que muy pocos son los que conocen, al contrario de temporadas anteriores.

SIN LAS COLAS DE OTROS VERANOS

Faltan por producirse la mitad de esas renovaciones, que denota el malestar que existe por los precios y los pocos detalles que se han considerado con sus aficionados. La Ponferradina, por poner un ejemplo reciente, ha reducido hasta el 50% el precio de sus abonados de la pasada temporada y los números están batiendo récords en El Toralín, todo lo contrario que en Cartagena donde todavía se está a mitad de camino a solo unos días de que se de carpetazo a las renovaciones.

De momento no se han producido ni grandes colas ni grandes aglomeraciones como ha ocurrido en otras temporadas. Y esos detalles son de las cuestiones que preocupan entre los que más saben de estas cosas en las oficinas del Cartagonova.