EL DEFENSA CONFÍA EN SEGUIR JUGANDO EN SEGUNDA

Carlos David, otro de los grandes capitanes que cierran una etapa

Carlos David, el defensa central fuerte, contundente, que tenía a la afición blanquinegra metida en el bolsillo, es otro de los que no tiene más remedio que entonar su adiós. El emeritense, a sus 35 años, aún confía en seguir jugando en Segunda. Ilusión no le falta aunque sabe que la edad es algo que no perdona.

2020082318585527562
Carlos David junto a un jugador del Villarreal el pasado verano en Pinatar Arena

A Carlos David no le han dejado otra salida que hacer las maletas y cerrar esta segunda etapa de cartagenerista de aquella manera. El defensa emeritense ya abrió la lata blanquinegra en la temporada 13/14 siendo entonces, uno de los futbolistas más destacados en las que Tevenez era el entrenador y lo puso a jugar como medio centro. Fue un acierto porque triunfo plenamente llegando a marcar hasta 7 goles aquel año, a la altura de los mejores.

Tevenez se marchó al Huesca para ascenderlo a Segunda A y no dudó en ofrecerle un sitio en El Alcoraz, donde triunfo plenamente porque aquel Huesca acabaría jugando en Primera División por vez primera en su historia, en total tres temporadas junto a los Pirineos, la última la más floja lo que le obligó a emprender el camino de vuelta al Cartagonova no sin antes pasar por el Saint Guilloise, de la Primera División de Bélgica.

El defensa emeritense llegó al Cartagena en el verano de 2019 para iniciar una segunda etapa como blanquinegro, que le ha mantenido dos temporadas en el Cartagonnova

Hace dos temporadas Belmonte le llamó para rescatarle del equipo belga y entregarle la capitanía cartagenerista, pero ya se sabe que nunca segundas partes fuero buenas. No contaba con que Borja Jiménez lo relegaría al banquillo sin la más mínima explicación. Los albinegros ascendieron a Segunda División y Carlos David se mantuvo en el proyecto, pero la suerte le había dado la espalda porque Borja se olvidó del excelente central, que apenas participó en 11 encuentros.

Ahora uno de los que han sido capitanes albinegros no tiene más remedio que emigrar a otros lares buscando, quizás, uno de sus últimos equipos pensando ya en una posible retirada aunque el extremeño sabe que en Cartagena han sido años muy buen y que dejará grandes amigos, que le respetan y quieren.