domingo. 23.06.2024

Acabó el partido con más pena que gloria en el Cartagonova. Decepción entre los más de diez mil espectadores que abandonaron el Estadio con la rabia metida en el cuerpo de lo que ha podido ser y no fue, el penalti fallado por Collantes ante un equipo con 10 jugadores en un partido que debió de haber acabado en victoria albinegra.

FC CARTAGENA:  Reina (2); Chus Herrero (1), Abraham Paz (2), Josemi (2), Kijera (2); Mariano Sánchez (2), Dimas (1), Toni Moral (1)l (Lafuente (1), minuto 53), Marc Fernández (0)  (Maldonado (0), minuto 53); Álvaro Antón (1) (Goiría (0), minuto 64) y Collantes (1).  

UD LAS PALMAS: Barbosa (1); Pignol (1), Laguardia (1), David García (1), Corrales (1); Vicente Gómez (1), Javi Castellano (0), Sergio Suárez (0) (Dani Castellano (0), minuto 86), Francis Suárez (1)  (Roque (1), minuto 70); Javi Guerrero (0) y Portillo (0) (Quiroga (0), minuto 66).

ARBITRO: Fernando López Acera, del comité extremeño. Tarjeta amarilla a los albinegros Toni Moral y Álvaro Antón y a los visitantes Corrales, Javi Castellano y dos a Javi Guerrero, expulsado en el minuto 57. Además, expulsó al también visitante Francis Suárez en el minuto 75 cuando ya sehallaba en el banquillo tras ser reemplazado. 

INCIDENCIAS:
Décimo séptima jornada de la Liga de Segunda Divisiónen el estadio Cartagonova ante cerca de 10.200 espectadores. 

LA CRONICA

Por GUILLERMO JIMÉNEZ

Un empate a sumar a la colección. El quinto consecutivo del Cartagena y una jornada más sin goles a favor. Un tanto en contra en el resumen de cinco actuaciones, pero el equipo albinegro sigue anclado al puesto de colista. Incluso  en el último cuarto de hora un penalti a favor –señalado por el auxiliar en la banda, que muy pocos vieron, aunque se habló de un agarrón a Maldonado dentro del área- lo lanzó mal Collantes, al centro de la portería canaria, y el meta lo neutralizó casi sin querer.

Era el segundo máximo castigo pifiado en la campaña; el primero lo desperdició Álvaro Antón en el estadio Rico Pérez con el marcador a cero. Esta tarde ha sido Collantes el ejecutor. Barbosa se encontró la pelota cuando se lanzaba hacia su izquierda. El balón quedó frenado casi en la línea de meta, y la afición local, helada. Increíble.

La UD Las Palmas no fue ningún lobo feroz. La dentadura de Jonathan Viera se quedó en Canarias y el ataque amarillo fue romo, inofensivo, aunque ya en el tiempo de prolongación el portero Reina tuvo que intervenir ante Castellano para evitar el 0-1, que habría sido el colmo de los colmos. Los visitantes no merecieron más del empate. Fueron desbordados con relativa facilidad pero el ataque cartagenerista se movió sin convicción, careció de chispa y no acertó. Collantes fue el jugador que más se movió en la punta y desperdició algunos balones que pudieron ser goles.

Más de media hora tuvo que jugar el cuadro isleño con diez hombres, expulsado Javi Guerra, y con esa ventaja numérica el Cartagena arrinconó al Las Palmas, abrió el juego por las alas, ocupadas en el tramo final por Maldonado y Ander Lafuente. La presencia del vasco en banda izquierda fue muy celebrada por la afición, en una de las mejores entradas de la temporada, pero sus intervenciones no acabaron de resolver el problema. La partipación de Maldonado dio poco de sí, a no ser que algunas faltas provocadas por el andaluz, penalti incluido sean contabilizadas.

Definitivamente el equipo de Javi López carece de dinamita y no hace daño. Defensivamente, incluso con imprecisiones aisladas, va respondiendo y suma puntos de uno en uno. Los trece que lleva le hacen asegurar que acabará el año en posición de descenso, ocurra lo que suceda en la inmediata salida a Jerez de las Frontera. El Cartagena trabaja, se afana y pelea, no arroja la toalla pero su descarada ineficacia en ataque, pero necesita ganar y por consiguiente marcar gol, un manjar que no llega a su mesa y que provoca anemia perniciosa.

Desde el principio se observó que Las Palmas prefirió basar su suerte atacante al contragolpe, pero no atacó con eficacia, inoperante Portillo, que fui sustituido. El Cartagena llevó la batuta durante muchos minutos pero al intentar las aproximaciones al área amarilla se desvanecían las posibilidades de prosperar en un partido que normalmente debió resolver por la escasa oposición del rival canario, uno de los que más floja impresión dejó en un estadio Cartagonova en el que la afición (más de 10.000 espectadores esta tarde) respondió a la altura de las circunstancias.


El Cartagena o la Ley de Murphy (si algo va mal...puede ir peor) que ni de penalti gana
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios