DERROTA DECEPCIONANTE EN IBIZA Y YA SON SEIS JORNADAS SIN GANAR

Naufragio del Cartagena en Ibiza (1-0)

El Cartagena cayó en Ibiza en una nueva decepción del equipo albinegro, que ya acumula seis jornadas sin ganar. La derrota supone descender hasta la tercera posición permitiendo al Recreativo que se cuele en la segunda plaza. Los blanquinegros, sin pólvora ninguna, apenas crearon peligro y ofrecieron otro pésimo encuentro que le ha hecho perder por segunda semana consecutiva la posibilidad de recuperar un liderato que ahora se aleja un poco más y se pone más difícil para este exlíder que no aparece. Y las dudas cada vez son mayores

El Cartagena volvió a ofrecer una pobre imagen/Foto: Prensa FCC
El Cartagena volvió a ofrecer una pobre imagen/Foto: Prensa FCC  

UD IBIZA-FC CARTAGENA: 1-0

UD Ibiza: Lucas, Grima, Bonilla, Gonzalo, Mariano, Núñez, Rai (Serra, 88’), Iosu, Omar Perdomo (Giner, 76’), Cirio y Armenteros (Provencio, 55’).

FC Cartagena: Joao Costa, Luis Mata, Jesús Álvaro, Mejías, Ayala, Cordero (Julio Gracia, 82’), Moyita (Aketxe, 72’), Vitolo, Rubén Cruz, Santi Jara y Elady (Fito Miranda, 72’).

Goles: 1-0 Núñez (min.67).

Árbitro: Víctor García Verdura (colegio catalán). Mostró amarilla a los jugadores locales Bonilla, Núñez y Mariano, y a los jugadores albinegros Elady Zorrilla, Moyita, Cordero y Rubén Cruz.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo tercera jornada en el grupo IV de Segunda División B disputado en el estadio Can Misses de Ibiza. Unos 1.000 espectadores.  La7TV ofreció en directo el partido.

LA CRÓNICA por GUILLERMO JIMÉNEZ

Cae el Cartagena al tercer puesto en la tabla general en la que ha dominado tantas semanas  -¡quién lo diría!- y lo hace como si hubiese caído con brusquedad  en un 'agujero negro'. El 1-0 adverso en Ibiza confirma la crisis deportiva del equipo blanquinegro que presentaba  en este matinal varios cambios en el once inicial en 'Can Misses'.

IMG-20190414-WA0004

Saludo inicial entre los jugadores de ambos equipos y el trío arbitral/Foto: Salvi-SCT

Se benefician de esta nueva situación el Melilla, aunque no pasó del empate en Sevilla (0-0) y en especial el Recreativo de Huelva, al que la jornada 33 le ha salido fantástica, de fiesta como un segundo Rocío. Mientras el UCAM Murcia se le aproxima  al vencer en el derbi de Nueva Condomina y el Badajoz juega a la caza de una carambola a muchísimas bandas  esta mañana va y vence de penalti al Jumilla y en el último minuto. Así está el grupo IV. Loco, loco, loco...Y el Cartagena como perdido en la isla.

Por lo visto ya en el primer tiempo  de esta mañana en Can Misses el Cartagena no se sacudió de entrada ante el Ibiza la huella del ‘bache’ porque acumuló en la faceta  ofensiva demasiadas imprecisiones y muy pocas llegadas al área de Lucas.  Ni centros peligrosos, ni paredes al borde del área, apenas sin sacar de esquina, nada de nada. Lo propio de un equipo plano.

PARTIDO TOSCO, DURO Y FEO...

Los ibicencos plantearon un encuentro tosco y duro, además de feo de solemnidad, impidiendo la salida de los blanquinegros con balón, a base de fuerte presión y los de Gustavo Munúa reincidieron en carecer de brío, chispa e intensidad. Sin mando de la situación. Se podía aguardar que en la segunda parte mejorase el cuadro visitante sobre el césped sintético de los baleares, pero no. La dinámica de ir cuesta abajo se acentuó hasta que se produjo el 1-0  (Núñez llevó a la red el balón) en el 67,  justo pocos minutos después de que se supiese que el Melilla solo había sumado un punto y así  con el desfase horario ganando los de Paco Belmonte recuperaban el liderato, pero las cuentas no salieron así.

Los jugadores del Ibiza celebran el 1-0 que daba la victoria al equipo de Alfaro/Foto: UD Ibiza

Los jugadores locales celebran el 1-0 de Núñez/Foto: UD Ibiza

Al Ibiza del técnico zaragozano Alfaro le importaba un pimiento morrón que nadie jugase bien en este partido dirigido por un colegiado con tintes subidos de casero  pero al que tampoco se le puede culpar  del desaguisado del exlíder.  Los ibicencos preferían ir a lo práctico centrados como primera consigna  en que el Cartagena no hiciese su juego  de toque y toque en las mejores jornadas de la Liga y procurando elementalmente que no llegase con facilidad a la parcela del meta Lucas.

 DESAPARECIDOS EN COMBATE

Tenía el Ibiza varias  bajas en la alineación y estuvo pendiente de intentar abortar la posible aparición de un Cartagena potente, alegre, conjuntado. Lo normal. Pero ni en los primeros cuarenta y cinco minutos ni en los siguientes irrumpió el equipo que  conquistaba a todo el mundo y convencía, antes de marzo, por su calidad, juego intenso y por sus resultados rompiendo estadísticas. Ahora y desde hace más de un mes se le ve como desaparecido en combate.  Fue aceptable  hoy en Can Misses su tarea en defensa pero poco más. Con las novedades de Luis Mata por la derecha y Josua Mejías por el centro, con  destacada actuación del venezolano, pero el resto apenas funcionó. Los recursos finales de dar entrada a Aketxe y Fito Miranda, en busca de más pólvora, no cuajaron y Fito dispuso en el último suspiro de un mano a mano para colocar el 1-1, pero Lucas, el portero sub 23 brasileño, le tapó la puerta. Antes el Ibiza casi marca un segundo gol con un trallazo al larguero de Joao que se sacó el ibicenco Grima.

Moyita en una jugada del partido/Foto: UD Ibiza

Moyita vio amarilla y no podrá estar la próxima jornada frente al CD El Ejido/Foto: UD Ibiza

En el global del encuentro en la ofensiva el Ibiza fue de menos a más, sin acorralar, sin dar tarea a Joao pero atrevido al percatarse de que el aspirante al campeonato no estaba en su mejor momento.  En lo tocante a riesgos para las porterías  la única acción de peligro para Joao Costa en la primera fase llegó  en el minuto 45 de juego en  una oportunidad de Cirio que con casi todo a favor para colocar el 1-0 mandó la pelota por encima del marco defendido por el portugués. El Cartagena, reitero antes de colocar  el punto final, cero patatero en el primer tiempo y también en el segundo, y romo también cuando en el alargue del minutero  se lanzó a buscar el gol como pollo sin cabeza.  Sin convicción, sin chispa, desactivado. Mal, muy mal.