jueves. 07.07.2022
ESTAMPAS CARTAGENERAS DE UN SIGLO PARA OTRO

Anécdotas navideñas: los jamones de Floro Manzano

1277538_484548568308141_1761976259_o
Los jamones de Azales, en los Molinos Marfagones, en una anécdota del siglo pasado.

Tiempo para desempolvar anécdotas de un siglo para otro. Entra un nuevo año, 2019, y en el ámbito cartagenerista del deporte y del fútbol en particular, tan cambiante hasta que llegó la estabilidad, ocurrieron pequeñas cosas. Hoy os dejamos una pequeña muestra

Érase una vez, en pleno protagonismo del Cartagonova CF, el equipo sucesor provisional del Efesé hibernando en el limbo por falta de recursos y ganas de reflotarlo por las instituciones, cuando el fundador Florentino Manzano con los ya fallecidos Carlos Conesa y Pepe García, 'el del BBVA', y el apoyo de Cordero senior, padre de Pedro, Juan Carlos, Jorge y José, y Luis Ruipérez, también desaparecido en 2011, con ellos, la armonía de las fiestas navideñas llevó al jefe del proyecto que se cargó años después 'el Cordobazo' a organizar una cena navideña en un conocido mesón restaurante de Molinos Marfagones, llamado entonces Los azales.

La cena reunió  a cerca de medio centenar de personas entre futbolistas que se marchaban de vacaciones, directivos, técnicos y colaboradores (como Pepe Legaz, ya fallecido como Conesa, García y el abogado Ruipérez, como queda dicho) la reunión alcanzó su objetivo de ser grata y alegre y a ella se sumaron, como invitados, los chicos de  la prensa deportiva vigente en Cartagena. Algunos de ellos, entrañables compañeros como Antonio Martínez Conesa (Radio Cartagena de la SER) y Pepe Navarro Ortin (Radiocadena, Marca, El Mundo Deportivo) ya no están.

Elias Arroyo

Elías.

Una vez que fueron consumidos los postres y hecho el brindis de rigor, el presidente Florentino Manzano, que dominaba todos los tiempos, sorprendió a los comensales entregando a todos y cada uno de ellos un precioso y sabroso jamón serrano de al menos 8 kilos por pieza. También lo recogieron felizmente los siete u ocho corresponsales e informadores de la prensa que asistieron al evento.  Hoy desde luego habrían sido  al menos 50  jamones más entre emisoras de televisión, prensa escrita, emisoras oficiales de radio y las consentidas o alegales, más los periódicos digitales del deporte y algunos blog de apoyo  adheridos.

Y lo curioso del relato es que un jugador sevillano, llamado Elías, que había sido llamado por el Cartagonova y cuya cabellera exhibía una coleta, para someterse a unas pruebas con miras a su fichaje, sin apenas dos jornadas de examen no entró en el equipo y aun siendo descartado, asistió a la cena en Molinos Marfagones  con sus compañeros de dos días y sabiendo que el día siguiente retornaba a Sevilla y ya no volvería, se llevó al menos un jamón a cuestas como todo el mundo. En su historial consta que jugó en segunda B  con el Dos Hermanas, siendo Alberto Cifuentes el portero, hoy en el Cádiz; y después en el Arenas de Armilla, en el Sangonera y en el Caravaca, compañero entonces del vasco Sivori, hoy entrenador del La Unión. / G. J.

PD. Esta anécdota no la encontraremos en ninguna hemeroteca.

1400704706_extras_noticia_foton_7_0

Florentino Manzano en su etapa en el Cádiz, años después de aquella cena 

Anécdotas navideñas: los jamones de Floro Manzano
Comentarios