LA MAYOR GOLEADA ALBINEGRA EN SEGUNDA B Y LA OCTAVA DE SU HISTORIA

Aquel seis-cero de una mañana radiante con set en blanco al Ibiza

El último partido que jugó el Ibiza en el Cartagonova (y el único) acabó de forma espectacular. Fue hace tres años, en Segunda B y con Gustavo Munúa –que estuvo este verano en Cartagena de incógnito y se vio con Breis y con Belmonte en la terraza de un restaurante en el paseo de Alfonso XIII- en el banquillo.

2018112515023347499
2018112515023347499

Aquella fue la mayor goleada del Efesé en Segunda B, por delante del 6-1 conseguido ante el Écija en la última jornada de la 2013/14 y con el equipo ya clasificado para el playoff de turno. Pero no fue la mayor de su historia sino la octava mayor en número de goles, por detrás del 8-0 al Ceutí At. el 10 de diciembre del 95 y del 7-0 al Yecla Promesas el 3 de marzo del 96 en la primera temporada de la historia blanquinegra, jugando en Regional Preferente,

En los dos años que jugó en Tercera fueron seis la goleadas: un 7-2 a Los Garres el 10 de noviembre del 96 y un 7-1 al Pinatar el 22 de diciembre del mismo año. En la temporada siguiente hay registrados un 0-7 al Horadada en su campo, un 7-2 al Santomera y aquel 8-0 al Tortosa en el último partido de aquel playoff que traería el ascenso a Segunda B en junio del 98. Pero la tarde que más goles se han visto hasta la fecha en el Cartagonova fue aquel 6-5 al Caravaca. Unas hornadas después y tras siete victorias consecutivas Florentino Manzano despediría al entrenador, Javier Quintana, para fichar por sorpresa a Pedro Valentín Mora que sería el técnico de aquel ascenso.

Aquel set en blanco del Cartagena al Ibiza es recordado por muchos seguidores blanquinegros porque acabó siendo una mañana fantástica de goles. Ambos equipos eran candidatos al ascenso pero el Cartagena pasó por encima. La ficha técnica de aquel encuentro la recordamos:

CARTAGENA-IBIZA: 6-0

FC Cartagena: Joao Costa, Óscar Ramírez, Jesús Álvaro, Antonio López, Ayala, Cordero, Moyita (Elady, 60’), Vitolo (Fito Miranda, 68’), Aketxe (Rubén Cruz, 62’), Santi Jara y Julio Gracia.

UD Ibiza: Álex, Grima, Candelas, Gonzalo, Verdú, Iosu, Serra (Herrera, 45’), Chavero, Rodado (Germán, 68’), Armenteros (Javi García, 45’) y Cirio.

Goles: 1-0 Santi Jara (min.37). 2-0 Jesús Álvaro (min.38). 3-0 Moyita (min.48).  4-0 Aketxe (min.57).  5-0 Rubén Cruz (min. 64). 6-0 Santi Jara (min.72).

Árbitro: Francisco José López Cintas (colegio andaluz).  Mostró amarilla a los locales Antonio López y Santi Jara, y a los visitantes Luis Verdú y Candelas.

Aquella mañana  fue un festival del Cartagena ante el Ibiza. Los albinegros golearon sin despeinarse ante un rival que nada pudo hacer ante la superioridad albinegra. Santi Jara y Jesús Álvaro hacían los dos primeros tantos de la mañana en el Cartagonova, mientras que en la segunda parte rubricaron la goleada Moyita, Aketxe, Rubén Cruz y nuevamente Jara con otro golazo.

EL PRIMER DUELO EN EL FÚTBOL PROFESIONAL

Este domingo (16 horas) todo será distinto a excepción de los presidentes de ambos clubes porque siguen siendo los mismos, Amadeo Salvo en los pitiusos y Belmonte en los blanquinegros.  Aquella mañana el máximo dirigente ibicenco acabaría bajando al vestuario y no fue para rezar precisamente. Fue el último ridículo del Ibiza y la último gran goleada registrada en el TOP-10 de sus grandes marcadores para ls historia.

Todo lo demás ha cambiado, entrenador y jugadores ya que, de entonces, no queda ni un solo futbolista.

20181125141810488202018112515023347499

De un lado el once inicial de aquel Cartagena que goleó al Ibiza sin piedad y en la otra imagen Santi Jara celebrando uno de los dos goles que consiguió marcar aquella mañana/Fotos RAÚL VELASCO-SCT

Además, se tratará de la primera vez que ambos clubes van a encontrarse en el fútbol profesional y una situación bien distinta porque, aunque en la clasificación el Ibiza supera al Efesé por dos puntos en la práctica las dinámicas son muy distintas. Mientras los baleáricos solo han perdido un partido en los blanquinegros necesitan cambiar la imagen que dejó en Las Palmas, donde acabaría goleado y, casi, ridicularizado. Son por tanto, situaciones bien distintas y urgencias bien distintas también.