ANTE EL CARTAGENA-IBIZA DEL DOMINGO 25

División de opiniones entre los aficionados del Cartagena en la vuelta al estadio Cartagonova del mediocentro barcelonés

Alejandro Chavero es el segundo ex cartagenerista que juega más minutos en la U D Ibiza, el equipo que comparece el domingo en el Cartagonova. El líder en participación  es Alfonso  Candelas, con 1.170 minutos El tercero de los ex albinegros es Germán Sáenz,  con 409 minutos, el canario que desde que ha llegado Andrés Palop a la entidad isleña apenas se  ha contado con él. Mas el que más miradas recogerá  en la inminente jornada será Chavero, cuyo esforzado trabajo suele quedar envuelto por la polémica.

Chavero solo se ha perdido en el Ibiza el primer partido de Liga, en Sevilla. / UD IBIZA
Chavero solo se ha perdido en el Ibiza el primer partido de Liga, en Sevilla. / UD IBIZA

Según se ha detectado  en redes sociales en los últimos días y en otras actuaciones de este medio,  en cuanto a criterios de lectores y aficionados, el más polémico de los ex albinegros que pasarán la presente campaña es el barcelonés Chavero que jugó en Cartagena en dos etapas. Y demás en tres de los clubes más representativos de la Comunidad Autónoma: UCAM Murcia CF, Real Murcia y FC Cartagena. Chavero suele ser ave de paso, nunca echa raíces.

El colaborador de este medio, Lorenzo Vergara ‘Loren’ consultado acerca de su opinión respecto al centrocampista nos dice que “reconociendo que Chavero es un gran jugador de fútbol,  a mí no me ha llenado, en mí no ha dejado huella como han podido dejar otros como Longás o Sagarduy, por  ejemplo. En unos momentos clave para el Cartagena, en la fase de ascenso última actuó como con cansancio y estuvo como desaparecido. Recuerdo el partido que hizo en Majadahonda, en el que pudo marcar un gol. A este jugador no lo echo de menos en el actual equipo que tenemos”.

CUANDO SE CRUZÓ EL IBIZA... Y PAGÓ

Belmonte y Breis dedicaron muchas horas el pasado verano al ‘caso’ Chavero, el jugador  que alegando una situación familiar muy especial se quiso marchar sí o sí, como hiciera en la Ponferradina (allí tuvo a Manolo Herrero y Munitis de entrenadores y también al final a Tomé)  y como antes también sucediera en el Real Murcia con aquel famoso tuit  retador, casi suicida para salir de Nueva Condomina disparado a toda costa. Abandonar Cartagena lo logró el medio centro que se ganó  a la afición blanquinegra  hasta que en el playoff se destaparon carencias y aparecieron sombras por parte del futbolista dorsal ‘8’ que hacía jugar al equipo cuando las cosas le salían bien a él. Había 'chaverodependencia'.

fotoestadio

En este campo de Can Mises es donde juega Chavero con el Ibiza.

El Hércules fue de los primeros en querer llevarse a Chavero al Rico Pérez ‘por la patilla’, es decir gratis et amore, sin pagar por la rescisión de contrato. El Cartagena analizo la situación y pasó de la oferta alicantina que  nunca fue directa, de club a club…y se cruzó en el camino la UD Ibiza para pagar la rescisión y llevarse  a Alejandro Chavero ganando  bastante más que de albinegro.  

TITULAR SIN DISCUSIÓN

De momento la aportación goleadora de Chavero al Ibiza es de un gol, el logrado en la jornada 12 en la salida a Granada ante el Recreativo.  Pero ser goleador tampoco es lo suyo. Ha participado en doce de los trece partidos de liga de los ibicencos. Faltó solo en el debut de la Liga, en Sevilla (0-1). Su relevo habitual viene siendo su compañero Ruvirola pero normalmente Alejandro Chavero es futbolista de 90 minutos. Sortea problemas que puedan surgir  y dosifica sus esfuerzos. Es uno de los que en teoría  podría prolongar la lista de verdugos ex Cartagena que marcan en la puerta albinegra y luego van y lo celebran o no como ha ocurrido con Chus Hevia, Óscar Rico, Chamorro y Juan Carlos Menudo, entre otros. El pasado domingo a la recíproca ya lo hizo  el almanseño Santi Jara con el Murcia al marcar el segundo gol del Cartagena en el derbi.

Chavero tiene detractores profesionalmente entre la Efesemanía y un sector en el polo opuesto sigue valorando el fruto que dio en sus mejores momentos en Cartagena, ya un veterano de 34 años que está sometido al juicio de la afición, por lo que hizo o dejó de hacer como discípulo de Alberto Monteagudo y uno de sus fijos en el once. Buen rendimiento en la Liga y el desplome del catalán en el playoff.