EN 1999 ANTE MÁS DE 22.000 PERSONAS

Se cumplen 21 años este 30-J del famoso ‘cordobazo’ que dejó helado el Cartagonova con el mayor 'lleno' de su historia

Veintiún años se han cumplido este 30 de junio del más famoso, aunque no el más doloroso, batacazo dado por un equipo de Cartagena. Fue el famoso ‘cordobazo’ cuando aquel ya lejano 30 de junio de 1999 el Córdoba ganaba 1-2 en Cartagena y lograba el salto a Segunda ante un abarratodo Cartagonova con más de 22.000 personas aquella noche. Txuxi Aranguren, el ya fallecido entrenador albinegro,  planificó el ascenso en la isla La Perdiguera del Mar Menor.

El Cartagonova de aquella noche/Foto MAB
El Cartagonova de aquella noche/Foto MAB  

Cuando el Cartagonova venció al Rácing de Ferrol a falta de dos jornadas para que concluyera la fase de ascenso del 99, su entrenador, Txuxi Aranguren, decidió llevarse a toda su plantilla, acompañada de directivos y prensa, a la isla de La Perdiguera, en el epicentro del Mar Menor, de apenas dos kilómetros de diámetro, en la que se comieron un buen caldero.

Allí, en ese ambiente idílico, en el restaurante de la entonces famosa Rosario -ya retirada- por sus calderos exquisitos y sus arroces, con los jugadores en bañador disfrutando del mar -alguno se mareó en el barco de vuelta, ya de noche-, el técnico planeaba cómo ascender a Segunda ante el Córdoba. Como le valía un punto en los dos partidos, su idea, que comentó allí mismo, era la siguiente. "En Córdoba voy a reservar a varios titulares y ascenderemos en casa, ante nuestro público".

No todo el mundo estaba a favor. De hecho, su ayudante, no lo compartía. El entonces gerente Carlos Conesa tampoco. Y tampoco muchos futbolistas. Pero con el argumento de que "ya lo hice antes en el Alavés en Las Palmas y me salió bien", convenció al presidente, Manzano.

cartel

Así que, después de la debacle cartagenera en su propio estadio con más de 22.000 personas apoyándoles, es normal que se flagelasen. "El daño nos lo hicimos nosotros", ha recordado infinidad de veces Manzano, ya apartado del fútbol de su ciudad también. ¡Y qué daño! "No se me olvidará nunca; cambió el destino del club. Fue una gran decepción porque nos veíamos en otra categoría y nos costó mucho trabajo reaccionar". Eso sí, no cree que pecaran de soberbia. "Fue un exceso de tensión; no teníamos experiencia y el Córdoba tenía más solera". Manzano acabó hastiado y dejó la presidencia tres años y pico después entregando el club al empresario Luis Oliver, que la lío buena en la 2002/03..

El mismo camino siguió Aranguren, dejarse el fútbol y quien fallecería 12 años más tarde, el 21 de marzo de 2011. El técnico portugalujo nunca superó aquel mazazo. Le molestaba recordarlo y no hablaba de ello. Como el derrotado que no admite su fracaso y se protege en un escudo de suposiciones "que no puedo demostrar", precisamente el año que el Córdoba pasaba una de sus mayores crisis económicas. Aranguren se refugió en su tierra. Entrenó a filial del Alavés y durante algunas jornadas al primer equipo. Años después fallecería.

Fue el fracaso más sonoro del fútbol cartagenero pero no el más doloroso, que ocurriría el 27 de mayo de 2018 cuando un gol en propia puerta del entonces albinegro Michel Zabaco en el minuto 97 de partido eliminaba al Cartagena, que ya se veía en Segunda, asentando el golpe más cruel recibido nunca por la afición blanquinegra. Ahora, el 19 de julio y en Málaga, hay una nueva oportunidad de cobrarse las deudas pendientes en el fútbol.