LA PRIMERA GRAN FINAL| ESTE DOMINGO EN EL MOLINÓN TODOS ESPERAMOS A ‘OTRO’ EFESÉ

Belmonte, hay que dar la cara para Gijón

Con veinte finales hasta el 30 de mayo, veinte partidos a cuál de ellos más difícil, el Cartagena se apresta a luchar por el más difícil todavía. Como en el circo. Una permanencia en la categoría que se ha puesto realmente complicada. Sí, muy complicada pero no por ello es imposible. Seguir en la Liga Smartbank la próxima temporada tiene que ser tarea prioritaria y para ello es positivo hacer un llamamiento a la unidad, al optimismo y a la esperanza. Pero estos tres mandamientos tienen que empezar por los propios futbolistas, por el vestuario y porque Belmonte aparezca de una vez de su escondite cabopalero, que dé la cara ante sus abonados y que les diga, con voz firme y clara, que el equipo no va a descender, que se va a mantener y que la próxima campaña los 9000 abonados que esta temporada confiaron en él van a tener el premio que se merece.

El Molinón va a ser el escenario histórico donde los blanquinegros se van a jugar su primera gran final de las 20 que están haciendo cola, esperando. Es verdad que se necesitan un mínimo de 30 puntos para llegar al menos a los 50 que en la mayoría de las veces han sido suficientes para mantenerse, aunque el año pasado el asunto se puso bastante caro porque Depor y Numancia bajaron con 51 puntos. Que le pregunten a Luis Carrión lo que sufrió en sus carnes. Pero no es menos cierto que se puede conseguir, que este equipo se ha refrescado lo conveniente para cambiar el chip.

EL MOLINON

Estadio de El Molinón, donde el Cartagena tiene que iniciar su remontada

El Sorting mucho ojo porque es el segundo mejor equipo jugando como equipo local. Ha ganado 25 puntos gracias a sus siete victorias ante el Logroñés, Zaragoza y Castellón (1-0), Ponferradina y Fuenlabrada (2-1), Girona (2-0) y Sabadell (3-1) y cuatro empates ante el Leganés, Albacete, Rayo Vallecano y Tenerife.

 

PARTIDOS GANADOS EN EL MOLINÓN

Real Sporting

2-1

CF Fuenlabrada

J 18

Real Sporting

1 - 0

Real Zaragoza

J 14

Real Sporting

3 - 1

CE Sabadell

J 10

Real Sporting

1 - 0

CD Castellón

J 9

AD Alcorcón

1 - 2

Real Sporting

J 8

Real Sporting

2 - 1

SD Ponferradina

J 4

UD Almería

0 - 1

Real Sporting

J 3

Real Sporting

2 - 0

Girona FC

J 2

FC Cartagena

0 - 1

Real Sporting

J 1

Real Sporting

1 - 0

UD Logroñés

PARTIDOS EMPATADOS EN EL MOLINÓN

J 20

CD Lugo

0 - 0

Real Sporting

J 19

Real Sporting

1 - 1

CD Leganés

J 16

Real Sporting

0 - 0

Albacete Balompié

J 13

RCD Mallorca

0 - 0

Real Sporting

J 12

Real Sporting

1 - 1

Rayo Vallecano

J 6

Real Sporting

1 - 1

CD Tenerife

Su mayor virtud como equipo casero es que permanece invicto a estas alturas. Todavía no saben lo que supone perder en casa, siendo el único equipo que todavía no ha doblado la rodilla ante ningún rival y eso tiene mucho mérito. Claro que las estadísticas se hicieron para algo. Para romperse, claro. Si Luis Carrión sabe dar con las teclas en lo esencial, este Cartagena tiene posibilidades, claro que las tienes pero hay que confiar plenamente, tanto en los que han llegado nuevos como en los que van a quedarse.

La 'Operación Remontada' es fundamental iniciarla este domingo en un estadio donde los sportinguistas permanecen invictos después de 11 partidos disputados

En fin, que se trata de eso, de que todos demos la cara en Gijón, pero tiene que ser el presidente y dueño del club el que empiece a poner la otra mejilla por mucho orgullo que tenga. Y bajarse abajo, con la afición para ser un líder de verdad y no de pacotilla o a través de las redes, una imagen, la de encabezar la ‘Operación remontada’ que ni muchos, está demostrando hasta la fecha. Hay que dar la cara, si, y hay que empezar ya en El Molinón este domingo.

Por eso le toca mover ficha a Paco Belmonte. Que demuestre lo que es, que sea valiente, que salga de dónde esté y que diga que este equipo va a dar la cara en Gijón, que le va a poner el alma que le han robado, que le va a poner corazón y que va a luchar por la vida. Pero que lo diga él, que lo escuchemos. Que la afición le oiga y sepa que, al menos, la sangre sigue corriendo por las venas.