sábado. 25.06.2022
ESCRIBE GINÉS LARIO

Diario de un sufridor (mi primera vez)

   GINÉS LARIO En el momento en que se encuentra el fútbol cartagenero y el fútbol "modesto” en general al haberse perdido los mínimos valores de veneración por unos colores, un equipo o una ciudad tanto en los seguidores como, sobre todo, en los dirigentes a los que lo único que les...

 GINÉS LARIO

En el momento en que se encuentra el fútbol cartagenero y el fútbol "modesto” en general al haberse perdido los mínimos valores de veneración por unos colores, un equipo o una ciudad tanto en los seguidores como, sobre todo, en los dirigentes a los que lo único que les interesa es obtener un beneficio de su "mecenazgo”, voy a relatar cual fue mi primera experiencia en el mundo del fútbol.

 Como obsequio de mi décimo cumpleaños (18/06/1965), mi padre me regaló el poder disfrutar con un ascenso "seguro” del Efesé (entonces CD Cartagena). Fue el 20 de junio de 1965. Nosotros vivíamos entonces en Barcelona y salimos con nuestra gorra y bufanda blanquinegras hacia el campo de la Avenida Cataluña en Badalona a disfrutar del partido de vuelta de la promoción de ascenso de tercera a segunda. El claro 3-1 que traíamos del partido de ida, no dejaba dudas sobre el desenlace de dicha eliminatoria, teniendo en cuenta que nuestro portero, Blas, solamente había encajado un gol en los 5 partidos que llevábamos en la fase de ascenso ¡Íbamos a ascender!
 
Fueron muchos los cartageneros (algunos conocidos de mi padre) los que se desplazaron para poder disfrutar de ese ascenso pero… 
 
Comenzó el partido con el Badalona atacando en tromba y conseguía el primer gol en el minuto 23. Sería el único gol en la primera parte y todavía manteníamos el ánimo en todo lo alto pero llegó el minuto 37 y la jugada clave al enzarzarse en un pelea Florit del Badalona y Salvador del Cartagena en la que intervino, también, Casas del Cartagena con el resultado de una triple expulsión: 1 jugador del Badalona y 2 del Cartagena.
 
Con los ánimos muy encrespados, comenzó la segunda parte con un nuevo gol del Badalona en el primer minuto en un nuevo fallo de Blas. Nos habían igualado la eliminatoria y fue como un jarro de agua fría pero seguíamos animando a nuestro equipo con todas nuestras fuerzas. Un nuevo gol del Badalona, les ponía en franquicia y hacía que se relajasen por lo que el Cartagena consiguió su gol y, de nuevo, empatar la eliminatoria. A 6 minutos del final se nos rompieron todos los esquemas con el cuarto gol del Badalona y con el resultado de 4-1 y la consiguiente eliminación del Cartagena, finalizó el partido y algo se rompió en mi alma de niño pero desde entonces, he sido fiel al Cartagena con cualquiera de sus nombres y en cualquiera de sus circunstancias. Tuve un bautismo futbolístico que ya me curó de espantos para todo lo que se pudiera sufrir con mi equipo.
 
Así que, sigo fiel al Efesé y me siento identificado (y eso lo saben bien los equipos de base cartageneros) con TODOS los equipos cartageneros.

Diario de un sufridor (mi primera vez)
Comentarios