domingo. 21.04.2024
El descenso del Murcia a los infiernos de la Segunda B no deja de ser un drama, un cataclismo que el fútbol regional ha recibido de un modo bien distinto, según vaya la feria. No todo es dolor aunque tampoco alegría por mucho que algunos medios con marcado acento murcianista nos quieran hacer ver, Murcia y Cartagena son los extremos de la decepción y la alegría que ha provocado, en términos generales, este batacazo murcianista a las profundidades.

Pero no nos engañemos. También hay aficiones que se han alegrado, y mucho, de este fracaso. Murcia ciudad no es la Región y eso es lo que no entienden aún. En Yecla por ejemplo, van a recuperar un duelo que no viven desde la década de los años noventa con la inyección económica que les supondrá ese partido cuando lo jueguen. Y para qué hablar de lo que sentirán los seguidores del Sangonera o del Ciudad. Eso, por no hablar de la alegría que provoca este descenso en muchas partes de Lorca, de Mazarrón, Águilas, Jumilla (si ser confirma su ascenso por la vía de los despachos) o incluso San Pedro del Pinatar donde existe una clara influencia del cartagenerismo gracias a Mariano Sánchez. Que pregunten en Águilas, cuyo club, el más antiguo de la Regiòn, está a punto de desaparecer por dos millones de euros.

Sabemos que algunos brindaron hasta con cava. Queremos decir que la alegría no sólo es en Cartagena, otra cosa es lo que algunos nos quieran hacer ver determinados medios, pero ya está bien de comulgar con ruedas de molino, de ser el ombligo y de creerse que todo es murcianismo puro… salvo en Cartagena y de que en Cartagena somos ahora los ‘malos’ de la película. La realidad no es como nos la quieren pintar sino como es. Y es hora de que se vaya aceptando.

Parece que es pecado mortal alegrarse de este descenso, el enésimo en su centenaria historia. Y no tiene por qué ser así. El Murcia siempre ha mandado en el fútbol regional. Pero ese mandato ha terminado, al menos por ahora. El bastón del simbólico título de ‘primer club de la Región’ ha cambiado de manos y ahora está en poder del Cartagena, le guste más o le guste menos a Murcia, al Murcia y a los seguidores del Murcia. Jesús Samper y el ayuntamiento de Murcia harto trabajo van a tener a partir de ahora con preocuparse de si son los primeros o los terceros. Ya no son la referencia y ahí, en ese río revuelto, es donde el club blanquinegro tiene que saber pescar.

Por todo ello en Cartagena tenemos curiosidad mal sana de ver cómo se responde ahora desde los poderes fácticos de la Región a determinadas situaciones consideradas ‘normales’ hasta ahora. El Murcia era el primer club de la Región y nada de esto habría pasado si el señor González, que muy pronto dejará de ser entrenador de este desastre de equipo, hubiese enseñado a lanzar bien los penaltis a sus jugadores en vez de quejarse del que Texeira les pitaba en Gerona en el último suspiro que, por cierto lo fue.

El Murcia está ahí por méritos propios y eso hay que decirlo también. Parece que a este gaditano de poco espíritu llamado José González ya se le ha olvidado cuando su equipo ganaba en Elche gracias a un fuera de juego de cinco metros. Se le olvida que han fallado un montón de penaltis, la mano de Chando que supuso el gol de la victoria ante Las Palmas. Todo esto, claro, no aparecerá hoy publicado en ningún sitio. Nosotros somos libres e independientes y sí podemos decirlo. Sí decimos que este técnico ha sido un 'llorón' desde que llegó y que demasiado bien pagado ha estado con los 70.000 euros que tenía en su contrato, bastante más que lo que cualquier trabajador normal pueda cobrar.

Hay más aún. Lo de la televisión autonómica resulta vergonzoso al suspender un programa grabado, preparado con varios días de antelación, anunciado para el sábado pasado en el que se ensalzaba la que creían que sería la permanencia del Murcia y la brillantísima temporada del Cartagena. Pero con el descenso del Murcia lo arrastra todo. Es verdad que han trabajado muy bien toda la temporada cubriendo la información al detalle, de forma diaria y puntual y transmitiendo prácticamente todos los partidos. Pero esta decisión, la de suspender o aplazar un programa para evitar paralelismo, suena más a decisión política que a otra cosa.

¿Sabían que el consejero de Cultura Pedro Alberto Cruz viajó en el mismo vuelo chárter que el Murcia a Girona? Nos podrán decir que era su obligación política, que cumplía con su deber moral. Puede ser. Pero ahí salta el agravio comparativo ¿Cuántas veces ha venido al palco del Cartagonova? ¿Y cuántas al de Nueva Condomina en donde, por cierto, tiene un sillón fijo? ¿Vendrá alguna vez al Cartagonova la próxima temporada? ¿Qué inventará ahora este mozalbete, sobrino del presidente Valcárcel para salvar a su Murcia? Eso sí, dentro de unos días vendrá a Cartagena para darse una vuelta por el Palacio Consistorial y vender la burra de que la Med Cup es ‘el evento deportivo más importante de la Región’. Por favor, señor Cruz…ya aburre tanto murcianismo y tanta murcianía en políticos de tanta alcurnia. ¿el Murcia sí y el Cartagena no? ¿Por qué tanto agravio señor consejero? Lo ve todo el mundo en Cartagena menos usted, claro.

Más cosas. Entre la Comunidad y el Ayuntamiento de Murcia hay ‘tiros y puñalás’. Mientras el señor Cruz defiende a capa y espada a Jesús Samper para que siga al frente del club el alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, pide públicamente su salida del club, le pide que se marche. Aún hoy puede leerse en cualquier periódico murciano. Pero claro, todo sea por el Murcia que, recordemos, ya está en Segunda B.

También hemos leído algunos comentarios de opinión que nos parecen incendiarios, por ejemplo el de un conocido ex político murciano, quien, en tono amenazante, viene a decir que la afición cartagenera ya pagará su alegría por el descenso del Murcia y olvida que, hace unas semanas, era la afición murciana la que celebraba con júbilo aquel gol del Salamanca que derrotaba al Cartagena. Hay que ser lelos. Pero claro, el amigo sale de su anonimato para, entre otras cosas, meterse con la afición de Cartagena. Al ex concejal festero se le deberá haber olvidado o no le contaron lo que hicieron sus paisanos con aquel gol del Salamanca. Aquello no lo cuenta y esto sí.

También tenemos mucha curiosidad por saber qué pasará ahora con Cajamurcia, si seguirá apoyando con su dinero a un equipo de Segunda B como ya es el Murcia dejando a un lado, como siempre lo ha hecho, con el Cartagena. Tenemos curiosidad por saber qué pasará con las redacciones deportivas en muchos diarios y emisoras, si mantendrán los mismos efectivos, si ahora escribirán más del Cartagena, si algunas televisiones de ámbito regional seguirán abriendo sus informativos con el Murcia. Tenemos curiosidad ante una situación nueva.

Estaremos pendientes y lo contaremos, pero defendiendo también los intereses de Cartagena y del Cartagena. Como hacen en Murcia. Como siempre lo han hecho. Ahora, les guste o no, la supremacía está aquí y eso, para algunos, va a resultar mucho peor que un dolor de muelas a media noche. Dicho lo dicho habrá que desea a partir de ahora lo mejor para el Murcia y su afición y el deseo, sincero, de que pronto nos volvamos a encontrar. Por el bien del fútbol regional, cuanto más alto mejor.

El drama que vive el Murcia y el nuevo escenario futbolístico regional
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios