DURA CRÍTICA DE ALEMÁN AL VASCO: “DEBI DE HABERLO ECHADO EN MARZO”

El dueño del Baleares culpa a Manix Mandiola por no ascender

Ingo Volckmann, propietario del Atlético Baleares, ha culpado al entrenador del equipo Manix Mandiola por el fallido ascenso a Segunda A en los playoffs de Málaga y lamenta no haber tomado la decisión de despedirlo el pasado mes de marzo. Mandiola se ha marchado del equipo balearico al Racing pero ha tenido que hacerlo por la puerta de atrás debido a este fracaso

Ingo Volckmann, propietario del Atlético Baleares, se tiene que haber quedado a gusto tras las declaraciones efectuadas, distribuidas por la agencia Efe y publicadas en distintos medios. Los seguidores del At. Baleares están muy enfadados con el que ha sido su técnico las dos últimas temoradas en las que, pese a salir campeón en ambas, ha fallado estrepitosamente en los momentos decisivos. Manix se ha comprometido con el Racing de Santander para devolverles a Segunda

"Mi sueño sigue vivo, incluso si fue destruido nuevamente este año. Jugamos con miedo y así no se puede ganar. Estoy molesto porque no seguí a mi corazón después de que Manix me dijera que ya no quería ser nuestro entrenador la próxima temporada, aunque hubiésemos tenido la oportunidad de jugar en Segunda", afirma Volckmann en la redes sociales.

El empresario alemán precisó que debió haber despedido al veterano técnico vasco, de 62 años, "el pasado mes de marzo (tras la derrota en Palma ante la UD Ibiza)", cuando se dio cuenta de que el equipo "no funcionaba como antes".

DUEÑO BALEARESIngo Volckmann, propietario del Atlético Baleares (izq) conversa cn Manix Mandiola antes de su despedida

"Pensé que merecía seguir con nosotros por su buen trabajo en el pasado.....tampoco me importaba si me llamaba 'hoolingan' y al que le fichó y es su jefe directo (Patrick Messow director deportivo) 'juvenil'. No me importaba todo eso porque se trata del éxito del club", añadió.

Volckmann asegura que su equipo no jugó "para ganar" al Cartagena y fueron "gallinas ante el Cornella".

"¡Nos vamos a casa sin otra final! No creo que necesite decir nada más. Estoy enfadado y tocado. Realmente lo siento por todos los balearicos de verdad", señalaba el accionista mayoritario de la entidad blanquiazul, quien asegura a los seguidores del equipo palmesano que lo volverán a intentar el próximo año.

"Les puedo prometer una cosa, que volveremos y espero que renunciar a tanto como este año rendirse no sea un opción para mí. Visca Baleares", finaliza Ingo Volkmann en mensajes  escritos y en vídeo difundidos por la redes sociales.

El Atlético Baleares se ha quedado a las puertas del ascenso en ocho ocasiones desde 1963. En las dos últimas temporadas, con Manix Mandiola en el banquillo, ha sido campeón de su grupo y siempre ha caído en los partidos clave.

El fútbol de la isla tenía la ilusión de recuperar la próxima temporada el derbi Baleares-Mallorca en Segunda, un clásico que se vive con mucha pasión en la capital balear y cuyo último precedente se remonta tres años atrás cuando coincidieron en Segunda B.

El equipo blanquiazul no milita en la categoría de plata del fútbol español desde hace 57 años y sus seguidores ya tenían todo preparado para celebrar el ansiado ascenso en su estadio de la Vía de Cintura. Esta vez el Cartagena y el Cornellá frustraron la fiesta de los balearicos.