domingo. 23.06.2024
No faltaron ni las buenas empanadillas ni las sonrisas ni, desde luego, los ánimos y las palmas que surgieron desde el primer hasta el últimos de los casi cinco minutos de tiempo añadido.

En las gradas vimos de todo. O casi. Familias enteras convencidas de un triunfo que no llegó, niños apoyando a sus ídolos que cada vez empiezan a ser menos conforme se van diluyendo como azucarillos en el agua las opciones de permanecer en Segunda.

La esperanza es lo útimo que se pierde y eso hay que decirlo ante todo. Pero también es cierto que el tiempo se agota y que los de Carlos Ríos dejaron escapar una oportunidad sin par de acortar distancias que habrían parecido un paso de gigante.

El público abandonò el estadio sacando las calculadoras del bvolsillo pero con un halo de desilusión que no pudo evitarse, La grada volvió a estar genial. La Efesemanía volvió tambien por dónde solía pero, en este caso, tenemos que conformarnos con las estampas cartageneristas que, una cez más, nos sirve puntual Andy Céspedes, que refleja lo que se vivió en una noche, otra más, aciaga y repleta de desaciertos en ek Cartagonova.

No pudo ser. Y el tiempo se agota.

La Efesemanía se movilizó como nunca pero…
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios