domingo. 25.09.2022

El horario no gusta, pero…

Desde que se supo el horario del choque de ida entre el Cartagena y el Rayo Majadahonda (16.15 horas) la decisión, surgida desde la LFP, ha estado en boca de la mayoría de los seguidores cartageneristas. No es un horario que le guste prácticamente a nadie y hace colocar una interrogante sobre la posibilidad de que pudiera llenarse el recinto. En principio parece difícil aunque las colas van a mantenerse probablemente hasta el jueves noche, que es el tope para que los abonados tengan su localidad reservada. El horario no gusta pero

Desde que se supo el horario del choque de ida entre el Cartagena y el Rayo Majadahonda (16.15 horas) la decisión, surgida desde la LFP, ha estado en boca de la mayoría de los seguidores cartageneristas. No es un horario que le guste prácticamente a nadie y hace colocar una interrogante sobre la posibilidad de que pudiera llenarse el recinto. En principio parece difícil aunque las colas van a mantenerse probablemente hasta el jueves noche, que es el tope para que los abonados tengan su localidad reservada. El horario no gusta pero…

Mandan las circunstancias. No hay duda. Todo se daría por bien empleado, incluso el horario, con tal de que el Cartagena alcance el sueño de volver nuevamente al fútbol profesional después de seis años de ausencia . En este caso ya se sabe que manda la LFP y que la televisión, que es la que manda, impone los horarios según les interesa.

Muchos aficionados blanquinegros se han quejado amargamente del horario de Cartagena. El trabajo, obligaciones familiares, comuniones y sobre todo, el escaso o nulo hábito que existe de que se juegue a esta hora son las quejas que se esgrimen, pero resulta evidente que no hay nada que hacer en ese sentido. La Liga es la que manda y la que distribuye los horarios en connivencia con su televisión.

Si el Cartagena logra regresar al fútbol profesional tendrá muchas ventajas pero también cuenta con algunos inconvenientes. En este caso el horario no gusta, pero…

El horario no gusta, pero…
Comentarios