SE CIERRA UN CICLO PARA UN CAPITÁN QUE LO DIO TODO

Elady ya es historia en el Cartagena, dónde escribió capítulos importantes a golpe de goles y de mucha raza

Elady Zorrilla ya es historia en el FC Cartagena. Después de tres temporadas repletas de acierto el que ha sido capitán albinegro en la última temporada y media sale del Cartagonova dejando huella y cerrando un ciclo en el que el delantero lo dio todo por los colores blanquinegros. Una salida que deberá ser por la puerta grande y con el reconocimiento de los seguidores cartageneristas
Orange and Black Burger Graphic Dynamic Sports Football Promo Banner (1)
Elady Zorrilla historia en el Cartagena // FOTO: Álvaro Prian

Cuando Elady Zorrilla llegó al Cartagena en el verano del 2017 su presencia era mirada de reojo por muchos cartageneristas. Venía del Real Murcia, el llamado ‘eterno rival’, aunque este lo dejara marchar para irse a Cracovia (Polonia) a jugar al fútbol en aquel equipo.

Pero Elady no se adaptó a aquel cambio brusco. Otras comidas, otra forma de entender la vida…Elady es andaluz de pura cepa y no era lo suyo. Nada más lejos de la realidad. Aaquello llegó hasta Belmonte y Breis que, la verdad sea dicha, estuvieron rápidos y lo ficharon para el Cartagena con el consiguiente mazazo para los murcianistas, que entonces estaban junto al Efesé en Segunda B. Santi Jara y Fornies le acompañaron en su viaje hasta la casa del gran rival de los granas.

Fue el ‘pichichi’ de Segunda B en su primera temporada y se marcha con un bagaje de 35 goles en más de cien partidos con la elástica albinegra

En Cartagena su adaptación fue distinta aunque también le costó entrar. Lo hizo marcando un doblete ante el Betis B y a partir de ahí empezaron a caer sus goles como churros. Dos, cuatro, seis, un triplete ante El Ejido, y goles, muchos goles hasta llegar a los 21 que le hicieron convertirse en el ‘pichichi’ del grupo y por tanto, con ‘novias’ en todas las esquinas. Apareció el Tenerife que quiso llevárselo hasta la Liga Smartbank pero Belmonte se negó.  Después aparecería el Burgos donde César Traversone, el argentino que llegó a Cartagena de la mano de Luis Oliver, puso 250.000 euros encima de la mesa. Pero tampoco. Tenía una cláusula y/o se pagaba a rajatabla o no había nada que rascar así que al de la Puerta del Segura no le quedó otra que agachar la cabeza y aguantar. Aquel fue su primer verano duro.

elady-zorrilla-kjZH-U80982887948LTC-1248x770@Burgosconecta

Elady Zorrilla en un partido ante El Ejido 

UN TIPO DURO Y SIMPÁTICO A LA VEZ, QUE SIEMPRE HA DICHO LAS COSAS A LA CARA

El jiennense se recuperó y aunque le costó entrar en juego, primero con Munúa y sobre todo con Borja Jiménez, hizo de tripas corazón, se olvidó de todo y se centró en lo suyo que era trabajo y trabajo y marcar goles. No fueron muchos, siete, pero sí los suficientes como para ayudar al equipo que a final de temporada logró el hito histórico del ascenso en Málaga.

Pasó dos veranos duros por su mala relación con Belmonte, que nunca le perdonó al jiennense que le dijese las cosas que no le gustaban a la cara. Al final acabó triunfando

Una vez en el fútbol profesional Elady apostó por cumplir su contrato, pero llegó a estar casi con los dos pies fuera porque Borja Jiménez, con quien después haría buenas migas, no le veía en aquella plantilla. La afición sí le quería y al final Belmonte lo pensó mejor y llegó a un acuerdo con el jugador que, la tarde que marcó su primer gol ante el CD Lugo, acabaría llorando de alegría en el césped.

EL COVID-19 ACABÓ AFECTÁNDOLE

La temporada fue más o menos bien hasta que contrajo el coronavirus a finales de año coincidiendo con un nuevo cambio en el banquillo, la llegada de Luis Carrión. A Elady el Covid-19 le cambió la temporada porque ya nunca fue el mismo. Solo marcó un gol de los siete que consiguió y su rendimiento bajó de forma considerable, dejó de ser imprescindible aunque no por ello abandonó su lucha constante en el césped. La afición le seguía queriendo. Y él a la afición.

Así fue aguantando hasta el final de una permanencia que fue su mayor alegría. Pero Belmonte ya no estaba por la labor. Ya dijo una vez que no se iría con Elady a tomarse unas cañas por ahí y esa relación, después de dos veranos polémicos, acabaría por desgastar a un buen futbolista, noble, honrado y carta cabal y que decía las cosas a la cara, una forma de entender la vida que chocaba con el oscurantismo que preside el mando de Belmonte así que, poco a poco, ha ido llegando a un final anunciado.

Elady ya es historia. En Murcia era Elady Zorrilla pero el apellido lo aparcó aquí porque sonaba más familiar con su nombre sólo. Siempre se le recordará con agrado y simpatía después de más de cien partidos como blanquinegro y 35 goles en su haber. Solo cabe desearle toda la suerte del mundo porque lo merece.

eladyy

Elady Zorrilla en el partido de pretemporada ante el Leganés