AL RATIFICAR COMPETICIÓN PRIMERO, Y APELACIÓN DESPUÉS, LAS SANCIONES ESPERADAS

Elady y Josua tuvieron que conformarse con ver el partido desde la grada

Ni el goleador Elady Zorrilla ni el central más en forma del equipo albinegro, el venezolano Josua Mejías, pudieron jugar  en Ponferrada. El primero se despide hasta la próxima campaña después de los tres partidos con los que ha sido castigado por Competición; y en el caso del venezolano le mantuvieron la tarjeta amarilla con lo que tampoco pudo jugar en El Toralín. El comité de Apelaciòn acabaría por ratificarlas

Elady Zorilla en un entrenamiento reciente/Foto: Prensa FCC
Elady Zorilla en un entrenamiento reciente/Foto: Prensa FCC  

Fueron malas noticias para el Cartagena que, por otro lado, a pocos pudo sorprender. Los tres partidos de sanción a Elady Zorrilla estaban dentro del guión de lo esperado porque dos partidos parecían seguros después de su tarjeta roja y el añadido por descortesía o algo similar, después de su empujón innecesario, que le ha sumado ese tercer encuentro.

Ante esta tesitura solo cupo resignación. No había más. Resignación y aprender una lección que se vuelve a repetir en el playoff con bajas tan innecesarias como absurdas.

Ocurrió la pasada temporada cuando a Sergio Jiménez le castigaron con cuatro encuentros tras su expulsión en Majadahonda tras caer en la provocación y en unos momentos difíciles y volvió a repetirse en el último partido jugado en casa ante el Extremadura con aquella expulsión justa de Rubén Cruz, por la que fue castigado tres partidos, los mismos que tuvo que perderse en el inicio liguero de esta temporada.

Ahora ha vuelto a ocurrir, primero con la expulsión que sufrió Moisés en Valdebebas y el pasado domingo ocurrió algo similar con Elady, una entrada primero y su posterior empujón a un futbolista de la Ponfe le supuso un duro castigo, tanto para él como para su equipo, porque le apartó definitivamente hasta la próxima campaña.

Por si era poco Competición tampoco creyó conveniente quitarle a Josua Mejías la tarjeta amarilla que suponía la tercera en el playoff y su consiguiente partido de sanción.