lunes. 06.02.2023
CARAVANA HISTÓRICA HACIA MURCIA

El embarco y desembarco de la Armada Albinegra

Allí, en la explanada del estadio Cartagonova, se olía a fútbol. A fútbol del bueno. Allí, decimos, habían casi 2.000 aficionados cartageneros dispuestos a subirse a alguno de los veintinueve autobuses que iban llegando desde las ocho de la mañana para cubrir el corto trayuecto, apenas 50 kilómetros que separan...
Allí, en la explanada del estadio Cartagonova, se olía a fútbol. A fútbol del bueno. Allí, decimos, habían casi 2.000 aficionados cartageneros dispuestos a subirse a alguno de los veintinueve autobuses que iban llegando desde las ocho de la mañana para cubrir el corto trayuecto, apenas 50 kilómetros que separan el Cartagonova de Nueva Condomina. Dos horas después, la caravana espectacular de autobuses aparecían por las inmediaciones del coliseo murciano y convertían aquello en toda una fiesta blanquinegra.

Había que ver las caras, las de los aficionados más veteranos "esto es lo nunca visto", nos contaba Ginés García Nicolás, al que le salieron los dientes de leche viendo al Cartagena y de eso ya han pasado más de sesenta años. "Me dan ganas de llorar, los más jóvenes no saben la suerte que tienen con todo esto ¡Nos vamos a Primera coño¡" nos contaba también Juan Martínez, otro viejo rockero cartagenerista que no iba porque, decía "no sé si lo aguanmtaré, lo veré por el Plus".

Los más jóvenes estaban eufóricos. Era, es, como un ejercito. Todo un ejercito blanquinegro, que narices, es la "Armada Blanquinegra", invencible por ahora.

En Murcia fue lo replus de lo más plus. A las diez y media de la mañana el poderío cartagenerista ya estaba instalado en el Fondo Norte de Nueva Condomina, la grada de la discordia que, al final, la conquistaba un público entregado de cabo a rabo, durante más de tres horas, disfrutando como nunca y del modo más impensable, con dos goles en los cuatro minutos iniciales que mataban para siempre el partido. Si la afición cartagenera ya lo tenía claro hasta entonces a partir de ahí fue la locura.

ALGUNOS INCIDENTES
Sin embargo no todo ha sido positivo del todo aunque ambas aficiones se han comportado de manera ejemplar en casi todo. En casi todo excepto en la actitud de tres gamberros aficionados murcianos (llevaban su camiseta puesta) que lanzaron dos litronas de cerveza al paso de la comitiva de autobuses del Cartagena, que en esos momentos llegaban a los aparcamientos que estaban preparados para tal efecto. Un acto que, por cierto, fuimos testigos en la distancia.

Otro incidente, que acaban de comentar en los micrófonos de Onda regional, ha sido la acción violenta de otros ultras murcianistas, que han atacado a un joven seguidor albinegro al que, al parecer, le han quitado la camiseta y la han quemado. Un hecho lamentable éste que acaban de denunciar en la emisora autonómica.

LLEGADA TRIUNFAL
El grueso de la Armada Albinegra ha llegado a nuestra ciudad entre las tres y media y las cuatro de la tarde sin otros incidentes dignos de resaltar (salvo que nos vayamos enterando durante la tarde). La Armada Albinegra alucina aún a estas horas pero ya piensa en el próximo partido del domingo ante el Nástic. Así, poco a poco pero disfrutando como nunca.

El embarco y desembarco de la Armada Albinegra
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios