JUGADOR | SE LE HA DIAGNOSTICADO UNA LESIÓN INSERCIONAL DE LOS ISQUIOSURALES

La enfermería aumenta con la lesión de Sergio Tejera, que podría perderse varios partidos

Sergio Tejera sufre una lesión insercional de los isquiosurales. Así se le ha diagnosticado tras las pruebas realizadas en el Hospital Centro Médico Virgen de la Caridad.

FBpf4bLXoAAOn8W
Sergio Tejera en uno de los entrenamientos llevados a cabo en Pinatar Arena /Foto FCC

Y la verdad es que podría decirse que Sergio Tejera no tiene suerte, de momento. Tras su excelente segunda patte ante el Sporting el futbolista se lesionaba en uno de los entrenamientos. Cuando ocurren este tipo de lesiones se refiere a los tendones isquiotibiales o isquiosurales, que se sitúan en la región superior y posterior del muslo. Son los tendones de tres músculos, semimembranososemitendinoso y bíceps femoral (porción larga), que se insertan proximalmente en la tuberosidad isquiática de la pelvis. A nivel distal los dos primeros se insertan en la región posteromedial de la rodilla, en la tibia (son los auténticos isquiotibiales) mientras que el bíceps femoral se inserta a nivel posterolateral de la rodilla en la cabeza del peroné.

Los tres son músculos biarticulares, que extienden la cadera, y flexionan la rodilla. Las lesiones musculares son muy frecuentes en deportes que implican carrera a alta o máxima velocidad, como el atletismo y el fútbol. La patología tendinosa, a la que nos referimos en este apartado, se localiza habitualmente en la parte proximal de los tendones, a nivel de la inserción en el isquion y la unión miotendinosa.

E_9lNp6XMAcr9gO

Tejera está a la espera de saber sobre cuanto tiempo podría estar de baja aunque las previsiones son de algunos partidos | Foto FCC

Podríamos clasificar las lesiones de estos tendones de la siguiente manera:

  • Roturas tendinosas, suelen ser agudas y parciales. Es preciso realizar pruebas de imagen para confirmar la gravedad.
  • Tendinopatía de los isquiotibiales, habitualmente se hacen crónicas. El término tendinitis lo hemos abandonado porque casi nunca existe inflamación muy evidente, salvo en algunos momentos. Están más en relación con el sobreuso, casi siempre en deportes en los que predomina la carrera. El tratamiento conservador resuelve la mayoría de los casos, pero es lento.
  • Debemos hacer una mención especial a las bursitis isquiáticas, pues están en relación muchas veces con las tendinopatias. Los síntomas son más acusados al sentarse sobre una superficie dura o largo rato, como al conducir. El dolor es de características inflamatorias. El tratamiento debe estar encaminado a controlar la inflamación, reposo, frío local, antiinflamatorios, e incluso una infiltración con corticoides.
  • El síndrome de isquiotibiales fue descrito por el Dr. Orava como un cuadro en el que el dolor es irradiado al muslo (ciatalgia) porque existen adherencias y fibrosis alrededor del nervio ciático cuando desciende hacia la pierna a nivel de los tendones isquiotibiales. El tratamiento inicial es conservador, pero son casos rebeldes habitualmente, siendo necesario para resolverlos una liberación quirúrgica del nervio.
  • En ocasiones el dolor es consecuencia del aumento de presión en el compartimento muscular posterior del muslo cuando se hace ejercicio. Hablamos entonces de un síndrome compartimental por el ejercicio de los isquiotibiales. Es una entidad poco frecuente, difícil de diagnosticar, puesto que las pruebas de imagen complementarias y la exploración física en reposo pueden ser totalmente normales. En estos casos el tratamiento más efectivo es la operación en la cual se realiza una Fasciotomia (apertura de la funda que comprime los músculos), que es relativamente sencilla y de rápida recuperación.

Un traumatólogo con experiencia puede diagnosticar la rotura simplemente con la historia que relata el paciente y la exploración física. Aún así se hace rutinariamente ecografía o resonancia magnética para conocer exactamente cómo está el tendón roto y qué pronóstico tiene.

El tratamiento puede ser conservador, especialmente en roturas parciales, con reposo evitando el gesto deportivo en el que se produjo durante unas 6 semanas. En el caso de Tejera no hay aún una previsión concreta pero corre el riesgo de perderse varios partidos.