ANTE UN TALAVERA RESPONDÓN QUE SE ADELANTÓ POR DOS VECES EN EL MARCADOR

Las bajas pasan factura (2-2)

El Cartagena salva 'in extremis' los muebles en el Cartagonova ante un Talavera que venía a con la idea de sacar algún resultado positivo y se acabó llevando un merecido empate ante el líder del grupo IV. Los de Fran Alcoy se adelantaron por dos veces en el marcador, la primera a los diez minutos y la segunda en el 80 que, junto a las numerosas bajas que sufrían los albinegros, acabaron por pasar factura a un equipo que sufrió mucho para rescatar un punto, un empate que acabó siendo el mal menor de una tarde negra siendo el peor partido de la temporada de los albinegros

Los jugadores celebrando el gol de L. De Vega // FOTO: Raúl Velasco
Los jugadores celebrando el gol de L. De Vega // FOTO: Raúl Velasco  

FC CARTAGENA- CF TALAVERA: 2-2

FC CARTAGENA: Marc Martínez, Fucile, Carlos David, Andújar, Álex Martín, Quim Araujo, Verza, Lucas De Vega (70' José Ángel), Santi Jara (69' Leomar), William y Rodrigo. 

Banquillo: Esteve, S. Ayala, Carrillo, José Ángel, Uri, Siafá, Leomar.

TALAVERA: Óscar Santiago, Expósito, Jonxa, San José, Cristian, Reguera, Zamorano, Juanra, Sergio Martínez, Samu Corral (90' Pablo Aguilera), Julio Cidoncha (67' Oca)

Banquillo: Barbero, Nandi, Pablo Aguilar, Oca, Javi Alonso, Ángel López 

GOLES: Min 10 0-1 Samu Corral; Min 42 1-1 L. De Vega; Min 80' 1-2 Reguera; Min 83 2-2 San José (p.p)

ÁRBITRO: Raúl Chavet (colegio malagueño) mostró cartulina amarilla a Verza, Fucile por parte del Cartagena y para Reguera por el Talavera

INCIDENCIAS: Partido disputado en el estadio Cartagonova ante la presencia estimada de unas 5000 personas. Tarde fría y terreno de juego en perfectas condiciones. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del abonado  doctor Bartolomé García, de 60 años.

Un comentario de GUILLERMO JIMÉNEZ

​Fotos de RAÚL VELASCO

La repera. 0-1 a los diez minutos. 1-2 en el minuto 80. Más tela marinera:  2-2, en el 83 y además fue un milagro de San José.  El Cartagena comenzaba a pagar muy pronto  el peaje de la ALM (Autopista Lesiones Musculares). El líder en la primera parte se parecía al líder como una rama de romero a medio kilo de melocotones de Calanda o de Cieza, por barrer para casa. Nervioso y desconectada la escuadra casi invencible, con el gol  de Samu Corral veía desinflarse su mullido colchón. 

Ya se habían lanzado maléficas quinielas sobre el número de tirones que sufrirían esta tarde ante los talaveranos los del mermado Cartagena. Pero esta jornada hubo suerte y los hados se portaron bien. Al menos permitieron reducir las pulsaciones a 200 cuando el 1-1 lo clavó antes del descanso Lucas De Vega, el chaval de los 100 millones de euros de cláusula en el FC Barcelona. Un pepinazo a la escuadra que supo a gloria a la grada.

Un fake news infeccioso en redes sociales ya cantaba sobre la marcha que Munúa había ordenado ya los tres cambios por sorteo para poner el partido más en vilo, sacando a  los jóvenes Leomar y Siafá, además de Jurado.

IMG-20191117-WA0048

Rodrigo participó activamente en la primera parte // FOTO: Raúl Velasco

Lo de portería a cero tenía que acabar alguna vez para el divino Marc Martínez y el técnico cerámico Fran Alcoy se  comentaba  había inventado un sistema inspirado leyendo un par de libros de la NASA sobre la ley de la gravedad en los tiros a balón parado. !Esos laterales desbordados como Los Alcázares en la gota fría, valga el símil, y Santi Jara en su procés de recuperación.

El caso fue que pasó lo que pasó:  el Talavera anduvo más despierto y ganó la acción en el gol pero no fue a balón quieto sino a futbolistas parados  y pegados con silicona al césped. Mas, además de tener mucha mala suerte,  los talaveranos demostraron pertenecer a la cofradía del Perdón como socios destacados porque perdonaron dos acciones de gol y la que frustró Marc antes del 1-2.

IMG-20191117-WA0054

Santi Jara ante un rival manchego // FOTO: Raúl Velasco

Para dar más suspense y pausa al partido antes de comenzar la segunda parte Marc Martínez se chivó al árbitro malagueño Chavet, que se despide este año (adiós con el corazón y vaya usted a paseo por la calle Larios…) de que la red de su puerta estaba rota por algún sitio. Escribiendo de inventos, de entrada  Munúa hizo magia y se sacó de la chistera una alineación sin/sin/sin que dio paso a algunas sorpresas relativas digeridas por la grada ante la epidemia de bajas.  

Otra cosa no pero este Cartagena peleón que se crece como la levadura y termina haciendo los panes grandes y chicos, se vio durante minutos de una mejorada segunda parte y tenía crédito para remontar. Aun así el que remontaba era el Tala, que nada tiene que ver con el Talasur. El 1-2 puso un nudo global en la garganta de la afición hasta que el autogol josefino dejó las cosas en 2-2.

Carlos David tuvo un casi gol en su pie, en momento crucial, pero su pelotazo se cargó una golondrina  que volaba por el Campamento de Carthagineses y Romanos, Y tampoco WiIliam o Rodrigo, que en el Calahorra marcaba los goles a chorros,  culminaron acciones voluntariosas. Un punto y menos da una piedra.