EN UN PARTIDO GRIS, CON POCAS OCASIONES, DOS GOLES DE SANTI JARA Y SUFRIMIENTO HASTA EL FINAL

El líder cumple el trámite con apuros (2-1)

El Cartagena le ganó al colista Villarrobledo y eso es lo único que debe contar en positivo, los tres puntos conseguidos. El cuadro blanquinegro, ahora mucho más líder con 6 puntos de ventaja sobre su inmediato seguidor y ocho ante el quinto clasificado, tuvo una mala tarde que ventiló como pudo, con dos goles antes del descanso para encajar otro apenas reanudarse el choque y ofrecer un segundo tiempo paupérrimo que acabó con mucho sufrimiento para el espectador, porque el equipo manchego llegó a acariciar el empate. Pero bien está lo que bien acaba y ahora, a pensar en el derbi y a ganar en Murcia. En la imagen de RAÚL VELASCO los albinegros se felicitan tras el golazo de Santi Jara

Los jugadores celebrando el primer tanto de la tarde // FOTO: Raúl Velasco
Los jugadores celebrando el primer tanto de la tarde // FOTO: Raúl Velasco  

FICHA TÉCNICA

Alineaciones

FC CARTAGENA: Marc, Forniés, Andújar, Ayala, Fucile (85' Álex Martín), Cordero, Quim Araujo (63' Lucas De Vega), Verza, Santi Jara, William (45' Elady) y Caballero

Banquillo: Esteve, Elady, Rodrigo, Álex Martín, José Ángel, L. De Vega, Carlos David

VILLARROBLEDO: Salcedo, Pablo García, Perona, Montero, Chato, Agus Alonso, Iñaki, Molina, Toribio (76' Pekes), José Carlos, Teo T (69' Isma Lohoba)

Banquillo: Javi López, B. Collado, Dani Lozano, Isma Lohoba, J. Rodríguez, Mu Shantao, Pekes 

GOLES: 1-0 Min 29 Santi Jara; 2-0 Min 38 Santi Jara; 2-1 Min 50 Agus Alonso 

ÁRBITRO: Pablo Morales Moreno (colegiado andaluz) mostró cartulina amarilla a Iñaki por parte del Villarrobledo 

INCIDENCIAS: Partido que se disputa en el Estadio Municipal Cartagonova con la presencia de unos 5500 espectadores 

IMG-20191201-WA0031

Momento del gol de Santi Jara // FOTO: Raúl Velasco

Comentario de GUILLERMO JIMÉNEZ

El farolillo rojo Villarrobledo fue un farolillo rojísimo con el semáforo fijo y sin cambiar al verde en los últimos momentos cuando con el  raquítico 2-1 y, vista la pachorra del líder Cartagena,  el modesto equipo fue osado y sacó una serie de faltas en cadena cerca del área de Marc Martínez. En cualquiera de ellas pudo llegar el 2-2. Las ambulancias del 1-2-3 estaban cerca para recoger víctimas en las gradas con el corazón a 300 por hora.

¡Qué bochorno. Papi! En el Día del Peñista no se merecía el público este extraño partido en el que el teórico mejor del grupo, sus jugadores, la maría salvo excepciones, cayeron en brazos de Morfeo, el dios del sueño y de la siesta en Pikolín . A dormir. Desconexión. Apagón. Desde su retiro Munúa gritaba: “¡Apreteu, apreteu!”. Que si quieren arroz, Catalina.

Pero una mancha la echa en el folio el mejor escribano, ya está más que sabido, aunque el aviso previo de Gustavo Munúa el viernes, alertando de que el grupo de competición está muy parejo y que no hay caramelos en el camino sino piedras.  

Y menos mal que Santi Jara estuvo de 10 con un rendimiento que confirma su recuperación: en dos partidos, 3 goles del paisano de otro Santiago (Bernabéu de Yeste). A Jara se le vio con confianza hasta el final.  Como a M.A. Cordero, que acabó extenuado por el es esfuerzo.

El  2-0 parecía (contrasentido) que perjudicaba más al sobrado y confiado Cartagena de esta tarde y al desarrollo del juego que no benefició en este ensayo del derbi inmediato con el Real Murcia. Así lo entendió el Villarrobledo que acudió a la cita uniformado de murcianista. Pero para el súper equipo de Munúa, enclaustrado esta tarde por sanción en una cabina, es que todo el monte debía de ser orégano  para algunos que, sin querer, acabaron jugando al tran-tran. Nos divertimos en tanto Williams estuvo en el campo, que fue la primera parte  y volvió loco a su marcador   José Carlos, dorsal 17, para dejar paso  el brasileño a Elady en la segunda fase. El jienense tuvo que buscarse balones porque recibía pocos, y localizó algunos para llevar peligro ante Salcedo, aquel portero que triunfó  en el heroico La Hoya Lorca de Josemiguel Campos.

Un vez más el buen portero visitante, de amarillo gafe, se mete en el tiempo de prolongación a introducir las narices  y buscar la lotería del gol en el área  del FC Cartagena, que sufre como un masoca y sin tener por qué. Dato importante que incomoda a los parroquianos del estadio Cartagonova. Aunque la mayoría sufridora tenía más razón que un santo enfilando las rampas del recinto en la salida, ya con el 2-1 en el bote, cuando comentaba  con resignación: “Lo importante es que se ha ganado”.

(Ya hay un colchón de seis puntos sobre el trío que le sigue en la tabla)