JOSÉ ÁNGEL JURADO FALLÓ EN EL 87 LA GRAN OCASIÓN DE QUITARLE AL MARBELLA EL LIDERATO

El Cartagena no gana ni de penalti (0-0)

Todos los astros del firmamento parecieron juntarse con el penalti marrado por José Ángel Jurado en el minuto 87, que podría haber supuesto arrebatarle al Marbella el liderato. Pero el defensa albinegro lo tiró flojo y el meta Wilfred frenó en seco la posibilidad echando un jarro de agua fría a los seguidores albinegros. El Cartagena se mereció ganar pero es verdad que el Marbella supo resistir muy bien, y además, con toda clase de marrullerías para mantener su privilegiada posición

Cayarga mantuvo un buen nivel en ambas bandas // FOTO: Raúl Velasco
Cayarga mantuvo un buen nivel en ambas bandas // FOTO: Raúl Velasco  

FC CARTAGENA-MARBELLA CF: 0-0

FC CARTAGENA: Marc Martínez; Forniés, Carlos David (76' Ayala), Álex Martín, Johannesson; Cordero, Carrasquilla, Quim Araujo (65' José Ángel); Cayarga, Vinicius y Elady (61' William)

MARBELLA: Willfred; Saúl, Dani Pérez, Lolo Pavón, Redru; Granero (82' Elías), Bernal, Juergen; Callejón (59' Añón), Samu (70' Yamil) y Manel 

ÁRBITRO: García Verdura (colegio catalán) mostró cartulina amarilla para Carlos David, Cordero, Vinicius, William, José Ángel por parte del FC Cartagena y a Samu, Callejón, Bernal por parte del Marbella 

INCIDENCIAS: Se guardó un minuto de silencio por la muerte en accidente del comandante Eduardo Fermín Garvalena, piloto de la Patrulla Águila, de la AGA. El estadio Cartagonova registró una entrada estimada en unos 8.000 espectadores.

LA CRÓNICA por GUILLERMO JIMÉNEZ

FOTOGRAFÍAS de RAÚL VELASCO

La balanza estaba equilibrada  en la mayor parte del partidazo de la jornada y hasta el empate pudo ser el desenlace más justo y normal, pero la reacción  del FC Cartagena en la media hora final y en el añadido de 5 minutos, justo desde que el revulsivo William  salió a inyectar moralina al conjunto que quería derribar al líder del equipo sino también a la grada, ese ardor colectivo puso del lado albinegro los merecimientos para la victoria. Lo creo a pies juntillas y lo dejo claro desde el comienzo de esta ‘final’ con treinta y tres puntos pendientes para que el orden de los que dominan la tabla cambie.

El penalti fue determinante. Si no lo marcas (protagonistas dos sevillanos. Wilfred, el que lo paró, y José Ángel Jurado, el que lo lanzó) después de un largo preámbulo de empujones y discusiones entre futbolistas de los dos bandos. Era trascendental, estaba clara. Y  para que lo pitase un colegiado  del corte de García Verdura es que ya tiene que ser penalti confirmado por todos los Vares del estamento arbitral. Ya era el minuto 87 y al señalar la falta máxima (fue cometida sobre Berto Cayarga) se desató toda la estrategia marrullera extraída de los mejores manuales del antifútbol de plazoleta. Todo está inventado en el arte demoníaco de no dejar hacer en el rectángulo, rompiendo el espectáculo,  porque las dos escuadras tienen muy buenos jugadores, y eso lo desarrolló con magisterio  el cuadro del estratega David García Cubillo.  Matrícula de honor para el lateral  derecho Saúl a tres minutos de llegar al descanso. Estuvo cerca de que se lo llevase el 061 vista su situación, valga la ironía que digo. El fin justificaría los medios, pero los parones en el juego eran constantes  y el colegiado más que tomar medidas, miraba y  miraba como un espectador más.

El no va más de la tarde fue la 'destrucción' del punto de penalti por los marbellí, antes de que el balón fuese colocado para el lanzamiento del castigo. Fabricaron, entre la madeja de jugadores de los dos cuadros, en segundos un 'socavón´en el césped, se supone que para entorpecer la ejecución de la falta. 

BUEN TRABAJO DEL CARTAGENA

El Cartagena salió con ganas, tranquilo dentro de lo que cabe,  moviendo el balón, y no lo estaba haciendo mal; al menos no permitió que el astro Pirata Granero saliese  de un pálido  trabajo centrocampista sin que destacara, excepto en un tiro a la base del poste de Marc. Los de Borja contaban   con una línea defensiva  recompuesta a la que  volvía  Carlos David, pero con el infortunio para el extremeño de dejar de jugar (tarde amarga, de derrumbe)  por lesión  en el 78. Sergio Ayala fue su recambio. Los laterales Diegui Johannesson y Forniés exhibieron sus condiciones atacantes.

 Atacaba poco el  Marbella, con timidez, aunque enseñando la dentadura en momentos puntuales, bien ordenado en defensa con un par de postes y haciendo que en el resumen del lance que Marc Martínez estuviese entre los mejores blanquinegros, si no el más destacado. Paradojas.

MARBELLA: A PUNTUAR POR DECRETO

El Marbella quería puntuar por decreto, como fuese y aliado con la suerte o con el diablo, o con ambos, alcanzó su objetivo a riesgo de no dejar buena imagen. Algo que le importaba  un comino. Enfrente tuvo un Cartagena que además del penalti  desperdiciado tuvo momentos clave como un tiro al palo de Vinicius Tanque (62’) o una jugada esplendorosa de William , el relevo de Elady, con disparo potente que no entró de milagro.

+

IMG-20200301-WA0016

La grada de animación estuvo alentando a los jugadores // FOTO: Raúl Velasco